jueves, junio 14, 2007

Algunas preguntas y respuestas sobre el A:.P:.R:.A:.

1. ¿Fue el APRA un partido terrorista?

Todas las dictaduras a las que se enfrentó el APRA, utilizaban el mismo vocabulario: “Aprismo es terrorismo”. Haya de la Torre jamás negó los excesos y los lamentó, porque los actos de magnicidio, por ejemplo, en los que incurrieron algunos militantes, no forman parte de la praxis aprista. En todo caso APRISMO ES INSURGENCIA, contra cualquier dictadura, sea de derecha o de izquierda. Los militarismos pro-oligárquicos causaron la muerte a más de 6 mil apristas, y una cantidad similar de militantes han muerto por los atentados senderistas y emerretistas.

“Los crímenes del APRA”, por ejemplo, un panfleto editado por la dictadura del Ochenio (Odría y Zenón Noriega), con fondos del Ministerio de Gobierno y Policía, aludía a las revoluciones de Trujillo y el “Búfalo” Barreto y a las del Centro Serrano y Cirilo Rojas. Todo el panfleto alterna frases peyorativas y suposiciones afirmantes. Tampoco se puede negar que los grandes levantamientos populares del siglo XX han tenido su génesis en el Partido Aprista.

Hay, inclusive, militantes que quisieran ver en estos levantamientos el quehacer permanente del Partido. Pero Haya de la Torre siempre invocó la acción responsable frente al aventurerismo armado.

2. ¿Han sido las alianzas de APRA una forma de claudicación?

Las alianzas del APRA han sido acuerdos institucionales (no individuales como en el caso de los comunistas criollos) previos a la instalación de un gobierno y a la aprobación de una amnistía política nacional que devolviera a sus hogares a miles de presos políticos. Las alianzas del APRA han sido explícitas, como la del Frente Democrático Nacional de 1945, la de la Coalición parlamentaria APRA – UNO (Unión Nacional Odriísta) y la del Acuerdo de Gobernabilidad de 1999 – 2000. Implícitas han sido aquellas que sólo derivan de un consenso tácito, sobreentendido, especialmente en el plano electoral: 1936, 1956 y 1990. Tratándose de acuerdos institucionales derivados de una coyuntura que no ha comprometido los lineamientos programáticos y sólo han servido a la estrategia de recuperar el Estado de Derecho, las alianzas del APRA, no pueden señalarse como “una forma de claudicación”.

3. ¿La posición de la Célula Parlamentaria Aprista en relación al último tratado de límites con Ecuador, es afín a la tesis integracionista del APRA?

En diciembre de 1998 el Partido Aprista publicó un documento titulado “El APRA frente a los tratados con el Ecuador”. En él se lee que “Respalda, plenamente, al pueblo de Loreto y recogiendo la iniciativa del ex - presidente Aprista Alan García Pérez, impulsa el REFERÉNDUM NACIONAL, como una respuesta a los intentos de la dictadura de entregar territorio peruano”. Señala que “El debate se ha dado sin la suficiente información por parte del Presidente de la República”. Pero culminaba la primera parte con un acuerdo tomado en Lima el 15 de octubre, por el Comité Ejecutivo Nacional en los términos ideológicos del Aprismo: “Estamos convencidos de que es necesario resolver definitivamente el problema con el Ecuador a fin de lograr el desarrollo de nuestros países en el marco de una política integracionista que nuestro Jefe y Fundador, Víctor Raúl Haya de la Torre, convirtió en un principio de acción política de nuestro Partido”.

4. ¿Se encuentran entrampados los apristas en una forma de neo – caudillismo?

Sería peligroso que sucediera porque ello implicaría una involución difícil de revertir. Haya de la Torre, líder, no caudillo, institucionalizó la política latinoamericana al dotar al Partido Aprista de normas que han posibilitado que el organismo sobreviva al organizador. El caudillismo “fantaseador y providencialista” que él deploró era la principal característica del civilismo, antípoda del Aprismo. Alcides Spelucín lo graficó en la presentación de “El Proceso Haya de la Torre”: Durante la República – salvando contadas excepciones- sólo hemos tenido caudillos, jefes audaces, bravos capitanes, hombres inteligentes también, pero no héroes. El caudillo es muy otra cosa que el héroe. El caudillo es el producto del exceso de energías de un pueblo que por lo menos en el instante en que aparece no tiene ni pauta, ni ruta, ni plan. Es una fuerza caótica desorientada, carece de una materia histórica que modelar, que conformar, que bruñir. Todo en él se va en violencia, en estampido, en sangre, cuando no en infecundos ensayos, en fallidos propósitos o en fantásticos delirios de grandeza. El caudillo salta cuando los ejes del mecanismo social de un pueblo se descentran o se rompen... El providencialismo es una forma de la superstición, es una supervivencia de primitivas y oscuras latrías” (O.C.T.5 pp 227 – 228)

5. ¿Refundación, Relanzamiento o reestructuración?

Es evidente que de lo que se trata, es de aquello que en Educación se denomina: RETROALIMENTACIÓN. Es decir, la acción no ha evaluado la reacción y esto motivó la inacción, en otras palabras, la realidad vertiginosa ha superado la velocidad y calidad de las propuestas. En una “Carta a los dirigentes y militantes del Partido, a nuestros simpatizantes y votantes”, Alan García ha señalado que “el primer paso es la MODERNIZACIÓN Y RELANZAMIENTO del Aprismo ante la sociedad”. E inmediatamente aclara: En algunas ocasiones se usó el término “Refundación”, pero si ese término les parece excesivo a algunos apristas de buena fe, pues creen que podría llevar al cambio del nombre o de los principios que Haya de la Torre propuso para el APRA, quiero tranquilizarlos y decirles que se equivocan. Nadie ni nada puede cambiar el nombre, los ideales ni la presencia inspiradora de Haya de la Torre. Lo importante no es la palabra que se use, sino las medidas con las cuales lograremos que el partido se modernice, se actualice....”

6. ¿Es ideológicamente aceptable que el APRA sea miembro de la Internacional Socialdemócrata?

Si leemos la instructiva contra Haya de la Torre que aparece en “El Proceso....”, el líder aprista recusa (en una carta que utiliza la fiscalía contra el acusado) a Mariátegui y a un grupo de intelectuales de Lima por querer someter el APRA al socialismo. Haya de la Torre sostiene que el APRA ya es un movimiento continental.

La condición de propiedad o dirección de una ONG o institución financiada por fundaciones socialdemócratas internacionales, que detentan algunos dirigentes apristas no es de ningún modo condición alguna para que el Partido Aprista se afile a la Internacional Socialdemócrata, como sucursal de una matriz ajena a su realidad espacio – temporal.

Haya de la Torre, gestor de la autoestima en América Latina, impugnaba términos, gestos y formas eurocentristas, cuando se pretendía encasillar al APRA en un encuadramiento socialdemócrata, comunista, fascista o corporativista.

El fundador llama al APRA “movimiento autónomo latinoamericano sin ninguna intervención o influencia extranjera... Menos, un partido de remedo o calco europeo. Y menos todavía un partido sometido a dirección extranjera”. (130 artículos y una sola idea sobre el APRA, p.462)

7.¿Se han renovado los cuadros del Partido Aprista?

A lo largo de su historia la renovación de los cuadros apristas ha sido permanente.

La generación fundacional: Haya de la Torre, Seoane, Cox, Sánchez, Sabroso, Arévalo, Portal, Orrego, Muñiz, Heysen, Spelucín, Del Mar, Showing, Cornejo, Tello, Barreto, Idiáquez, entre otros líderes históricos. (años veinte)

La generación fundacional de la FAJ – JAP y la Gran Clandestinidad: Villanueva del Campo, Silva Solís, Prialé, Rodríguez Vildósola, Mujica, Townsend, Cerna, León de Vivero, Jáuregui, Negreiros Vega, etc. (Años treinta)

La generación de las convenciones nacionales clandestinas y del Frente Democrático Nacional: Garrido Malaver, Debarbieri, Carnero Checa, De las Casas, Rivero Vélez, etc. (Años cuarenta)

La generación de la resistencia y la recuperación democrática: Melgar, Valle Riesta, Barrantes, Scorza, Ramírez Novoa, De la Puente y otros (años cincuenta)

La generación de la coalición y la oposición constructiva: Vargas Haya, Ramos Alva, Alva Castro, Yugar Gallegos, Lozada Stambury, Carranza Piedra, Judith de la Mata, Negreiros Criado, etc. (Años sesenta)

La generación del Buró de Conjunciones y Villa Mercedes: Alan García, Cabanillas, Urízar, Delgado, Roca, Bendezú, Barba, Franco, Borea, Diez Canseco, Arias, Oré, Soller etc. (Años setenta)

La generación posterior o post – Haya: Del Castillo, Zumaeta, Santa María, Mulder, Velásquez Quesquén y otros que vienen destacando.

8. ¿Está VIGENTE el pensamiento de Víctor Raúl Haya de la Torre?

Es evidente que sí:

La integración latinoamericana todavía no se ha logrado, pero el proceso de unificación europea está demostrando que Haya de la Torre no se equivocó al señalar la integración como sustento real y efectivo del desarrollo en América Latina.

Su tesis de la ambivalencia del imperialismo ha sido una vez más corroborada por fenómenos expansionistas o disolventes como el de la globalización.

La tesis del Frente Único, opuesta a las teorías clasistas del marxismo ortodoxo, se ha impuesto en el mundo actual.

La necesidad de concertación entre Estado, capital, y trabajo se ha hecho patente a raíz de la ineficiencia del Estado sobredimensional y de la voracidad amoral del mercado.

Haya de la Torre proponía la creación de un “Congreso Económico Nacional”.

Las democracias modernas, están adoptando la participación cualificada del ciudadano, que el líder aprista denominaba “Democracia Funcional”.

9. ¿Existió, en realidad, una polémica con Mariategui?

Mariategui fue aprista hasta 1928. Hasta ese año, la revista AMAUTA que él dirigía era un órgano propagandístico del APRA. La revista recién se torna contraria al APRA después de la muerte de Mariátegui, cuando entre Ricardo Martínez de la Torre y Eudocio Ravines le dan una línea moscovita.

En lo fundamental, Haya de la Torre y Mariátegui coinciden. Para el líder aprista, el APRA no podía ser un movimiento inorgánico, debía concretarse en partidos apristas en toda América Latina. Mariátegui creía que debía insertarse en la corriente socialista. La realidad ha demostrado que Haya de la Torre no se equivocó.

La polémica se dio con el leninismo soviético que pretendía expandirse a través de la III Internacional. A esa visión leninista, Haya de la Torre le opuso la tesis de los 4 sectores de penetración imperialista, la tesis de la ambivalencia del imperialismo, la tesis del Frente Único, la tesis integracionista frente al internacionalismo proletario, la tesis de que en nuestros países el Imperialismo es la primera, no la última, etapa del capitalismo, etc.

10.¿Cuál es la posición del PAP en relación a las acusaciones de que es objeto el ex - presidente Alan García Pérez?

Se trata de una persecución política de la que el líder aprista ha salido fortalecido moral y electoralmente, no sólo por la prescripción de los cargos que se le imputan, sino porque ninguna de las comisiones de investigación parlamentarias ni los jueces adhoc de la dictadura de los noventas, pudieron demostrar alguna de las acusaciones.

Ante la evidencia, demostrada en las últimas elecciones presidenciales, de que el pueblo perdona los errores cometidos por un gobernante inexperto pero popular, se intensificó a lo largo de una década la campaña de satanización y descrédito más costosa para el erario nacional habida hasta la actualidad: Caso Zanatti, los aviones Mirage, su casa, el tema BCCI, el asunto LARC, el caso del tren Eléctrico y las cuentas de Gran Caimán. Antes nunca el Estado peruano había sido obligado (y por su propio gobierno) a gastar cientos de miles de dólares en la persecución aparentemente judicial de un líder político.

Derechos Reservados
Editor c.Estuardo Villalobos Catarinich del Sector 16 "A" - San Borja
Email: martchanchan@hotmail.com - Lima 2003
Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2017 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all