lunes, septiembre 19, 2011

La mano de Humala

Habría que ser demasiado ingenuo para no darse cuenta de que lo ocurrido la semana pasada con la conformación de una megacomisión investigadora contra Alan García ha sido por iniciativa de Palacio de Gobierno. Aun con los esfuerzos públicos que realiza el presidente Ollanta Humala para ponerse de perfil, no consigue evitar que se le vea la cincuentona barriga que ahora lo acompaña.

La aprobación del grupo de trabajo fue planificada desde mucho tiempo atrás y anunciada insistentemente durante la campaña por un ahora barbudo congresista que pretende "imparcialmente" presidirlo para conseguir el protagonismo mediático que lo lleva al éxtasis, el espacio laboral para decenas de "asesores" personales y para dar rienda suelta a su mayor sueño pendiente (como buen comunista): acabar con Alan García y perseguir al APRA para cobrarse la revancha histórica de haber sido siempre derrotado por el movimiento de Haya de la Torre.


A Humala, la intención le cae de perillas, debido a que no ha renunciado a su propósito chavista de perennizarse en el poder, pues así como el patrón continental y sus hermanos de ruta Morales, Ortega y Correa, él también "tiene derecho" a llevar adelante su propia "revolución", para lo cual necesitará varios periodos de gobierno, eliminando cualquier obstáculo existente.

Visto así, Alan García se convierte en el cuco del 2016. Dejó la Presidencia con una aprobación superior al 40% y durante su gestión consiguió éxitos económicos y sociales sin precedentes que no hay forma de ser superados en este quinquenio por Humala, debido a la escasa confianza que continúa generando en los agentes económicos y a la crisis mundial, que limitarán nuestras exportaciones y la llegada masiva de capitales a nuestra patria, con la consecuente disminución de la recaudación fiscal, el limitado crecimiento del empleo y la escuálida disminución de la pobreza que se vienen.

A la iniciativa persecutora se suman otros que aplauden bajo la mesa y fingen cara de preocupación y lamento, pero que se alivian al pensar que el candidato de mayor fuste pueda quedar fuera de la próxima contienda, así como "sanos y sagrados" que avivan viejas rencillas resentidos todavía cual diabético al que no se le cierran las heridas.

Así están las cosas y así es el Perú. No olvide, sin embargo, presidente Humala, que nada es eterno y que dentro de 5 años una comisión similar se instalará para usted, tan incisiva como la que usted hoy alienta.
Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2017 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all