martes, diciembre 16, 2014

DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DD.HH.


Nestor A. Scamarone M. 


Es un deber de todos los seres humanos de nuestro planeta festejar, como lo hago todos los años, la “Declaración Universal de los Derechos Humanos”, uno de los acontecimientos más importantes en la historia de la civilización. Esta declaración nace oficialmente el 10 de diciembre de 1948, en el Palacio de Chaillot, en París (Francia), bajo la presidencia de Eleanor Roosevelt (EE.UU.), activista en favor de los derechos humanos y viuda del presidente de EE.UU., Franklin Roosevelt.

Después de 66 años, en un mundo globalizado, los Derechos Humanos siguen siendo violados en la mayoría de las naciones del mundo, incluso en las naciones ratificadoras del acuerdo. La violación de estos derechos es la causa de la gran mayoría de los conflictos en la historia de la civilización Otros instrumentos han sido escritos y proclamados con un contenido conceptual e inspirador, como es “Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano” del 26 de agosto de 1789 – Revolución Francesa (1789), que se fundamentó en la igualdad del ser humano y sus derechos; la Declaración de Independencia Norteamericana y la Declaración de Independencia de Haití (1801), que fue la primera nación negra independiente del mundo.

Es bueno recordar no solamente los derechos que se han alcanzado durante más de 66 años, desde aquel 10 de diciembre de 1948, sino también los derechos que han sido violados o negados por la inequidad de algunos seres humanos.

La Declaración de la Organización de Naciones Unidas, cediendo a la voluntad y pedido de casi todos los países del orbe, emitió y agregó el siguiente texto que se introduce en la “Declaración Universal de los Derechos Humanos”, Económicos y Sociales, expresados en el Artículo 22º y siguientes: Toda persona como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad social (Art. 22º.), al trabajo y a la protección contra el desempleo (Art. 23º.), al descanso (Art.24º.), a la asistencia médica (Art.25º.), a la educación gratuita y a que la profesión debe ser generalizada (Art. 26º.), a gozar de las artes (Art.27º.), etc.

Entonces queda bastante claro que, dentro de los “Derechos Humanos”, un grupo de ellos deben de identificarse como “Derechos Económicos y Sociales”. Estos derechos reconocidos por las Naciones Unidas, desde el punto de vista práctico, ético e inmediato y dentro de una realidad básica e inicial del hombre, tal como lo esgrime las Naciones Unidas, son en algunos casos, quizás más urgentes que los Derechos Humanos de Libertad, solamente si es confundida ésta, con el “liberalismo salvaje” como lo llamaba Juan Pablo II y como tuvimos la oportunidad de escribirlo el año pasado para las Naciones Unidas.

Considero que estos Derechos son esencialmente diferentes y por lo tanto no intercambiables, la diferencia entre ellos estriba en que: “Los Derechos Económicos y Sociales”, son derechos adquiridos o recibidos, en contraste con los “Derechos Humanos” (Todos los seres humanos nacen libres e iguales en Dignidad y Derechos), propiamente dichos, como la Libertad, Igualdad y Fraternidad, que son naturales, es decir inherentes al hombre, nacen con él, que los posee por el simple hecho de ser humanos, son inherentes a la persona y se proclaman sagrados, inalienables e imprescriptibles, y fuera del alcance de cualquier poder político. No son medios para lograr un fin, son fines en si mismos.

Después de analizar estos Derechos, es sumamente doloroso, que algunos hombres dizque <> o <>, que se creen comprendidos dentro de la “Declaración Universal de los Derechos Humanos”, actualmente quizás cegados por el hedonismo, consumismo y sólo movidos por el interés económico, no comprendan que los “Derechos “Económicos y Sociales” están en el mismo nivel que “Los Derechos Humanos” referidos a la “Libertad, Igualdad y Fraternidad” (pilares de los “Derechos del Hombre y del Ciudadano” - 26 de agosto de 1789, Revolución Francesa), y manifiestan por ejemplo aberraciones conceptuales, en el sentido de afirmar que el actual ultra liberalismo de Rusia, Albania y otros países del ex bloque del Este, al fin han alcanzado su libertad total, vale decir los “Derechos Humanos”, que por supuesto aplaudimos, pero lo que no podemos aplaudir, es que no han alcanzado los Derechos Económicos y Sociales” y que en la mayoría de casos han retrocedido. Según estos despiadados liberalistas, no se han dado cuenta, o no quieren darse cuenta, que efectivamente viven libres, pero con el cáncer incurable del hambre y la pobreza, la desocupación, las enfermedades y sobre todo la corrupción, que según NNUU se ha sextuplicado. Actualmente en esta Rusia desordenada y graciosamente liberal y globalizada, existe la prostitución de dos millones de niños menores de 8 años, desempleo y/o subempleo del 60%, hambre de todo hambre como nunca lo existió, ni en los tiempos del genocida, dictador y diabólico Stalin, corrupción sin límite en el Estado (más que con Breznev), como en la actividad privada, corrupción exportada e instalada actualmente en Europa y con más de 285,000 millones de dólares en bancos de USA, con total degradación de valores, donde padres prostituyen a sus hijos, países exportadores de esclavas para la prostitución en pleno siglo XXI, tuberculosis y 12 enfermedades endémicas, ¿a esto se puede llamar libertad con liberalismo?.

Bueno, el indiferente o el que no conoce que son “Los Derechos Humanos”, manifiesta que se que se ha alcanzado la plenitud del gozo del hombre en plena libertad, desconociendo como lo hacen tantos y tantos, e incluso familiares de esos caquécticos, lo que nos señala la “Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano - Revolución Francesa” y la “Declaración Universal de los Derechos Humanos, cuando se refiere en sus artículos 22 y siguientes a los “Derechos Económicos y Sociales”, en el sentido que estos caminan íntimamente ligados, pero persiguen fines diferentes pero sumatorios, son coetáneos y consustanciales al vivir del hombre, pero antagónicos en algunos casos, donde so pretexto de Libertad se esclaviza o prostituye con el  hambre. Se puede perdonar la apreciación distorsionada de estos valores,  al que no entiende e incluso capaz no sabe que existen los “Derechos Humanos”; pero lo que no se puede hacer, es perdonar al que realmente conociendo de toda gnosis, estos aspectos, hace caras a la espalda de si mismo y lucra con la pobreza del hambre en pro de la Libertad.

A la Libertad, se llega por la Igualdad a través de la Fraternidad, fundamentos pilares de la Declaración Universal de los derechos Humanos y no por el liberalismo salvaje del hedonismo del billete, como lo decía Juan Pablo II y menos –por supuesto- por el totalitarismo comunista del terror y socialistoides, lucradores de ONGs del billete, caviares de cuello y corbata, terroristas sangrientos y tantos otros lucradores. Defendamos los Derechos Humanos que llevan implícitos actualmente los Derechos Económicos y Sociales, que nos harán una sociedad humanista y más justa con tus semejantes, menos palabrería, menos caviares y ONGs

Este 10 de diciembre es un día para festejar la globalización de la justicia, ya que los derechos humanos se han convertido en la piedra angular de la búsqueda de la libertad y la constitución de la democracia en todo el universo y no olvidarnos de: “…más pan con libertad…”, como decía ese humanista y ejemplo del planeta como lo fue Victor Raúl Haya de la Torre, así de simple....
Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2017 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all