miércoles, mayo 20, 2015

¿Jueces apristas o la mediocre excusa de la izquierda?


El 18 de octubre de 1991, con 38 votos a favor y 17 en contra, la cámara de senadores votó a favor de que Alan García sea sometido a juicio por presunto enriquecimiento ilícito durante su mandato presidencial1. El fiscal de la nación resolvió acusar, ante la Corte Suprema de Justicia, a García Pérez por enriquecimiento indebido a costa de los presupuestos del Estado. Sin embargo, en diciembre del mismo año, el Tribunal Supremo de Perú exculpó a Alan García: el Vocal encargado de estudiar el caso argumentó que no había encontrado “pruebas suficientes”2.  

El 5 de abril del año 1992, Alberto Fujimori disolvió el Congreso y comenzó una dictadura o, como algunos la denominan, democradura. Ese mismo día, Alberto Fujimori ordenó la detención de García y su casa fue allanada por militares, Alan García pudo escapar y salvar su vida, según él cuenta, escondiéndose tres días en una casa en construcción, para luego asilarse en Colombia gracias a que el presidente de ese país, César Gaviria, le envió un avión militar para que lo retire de Perú3.

La izquierda, aunque siempre fue muy crítica de la disolución antidemocrática del Congreso, de la violación de los derechos humanos, de la imposición del modelo neoliberal y, en general, de todo el régimen de Fujimori, nunca reconoció que el juicio al que iba a ser sometido Alan García era cosa juzgada y que en un gobierno dictatorial no se iba a respetar el debido proceso ni la independencia de los poderes. La izquierda, de la mano de la prensa chicha de Fujimori, más bien, instaba a Alan García a que “responda a la justicia”, a pesar de que sabía que las condiciones en las que se daría un juicio así, eran deplorables.

Incluso ya pasados los años, la izquierda y otros grupos políticos siguen argumentando que Alan García se escudó o que escapó de la justicia gracias a la prescripción, pero lo que no mencionan es que Alan García ya había sido exculpado por el Tribunal Supremo, lo que tampoco mencionan es que la prescripción solo se aplica cuando no se encuentran nuevas pruebas, de otra manera, muchos juicios serían eternos4, lo que tampoco mencionan es que los testigos que reabrieron el caso de enriquecimiento ilícito a Alan García fueron amenazados por la dictadura fujimorista para dar testimonios que lo compliquen, como el caso de Zanatti5.

Asimismo, viene a cuenta recordar el caso de Javier Diez Canseco, quien fue suspendido del Congreso porque se determinó por votación que había entrado en conflicto de intereses y aunque la izquierda argumentó que ese había sido un castigo de la “mafia aprofujimontesinista”, por “decir la verdad”, el titular del Quinto Juzgado Constitucional, Hugo Velásquez, falló a favor de Javier Diez Canseco cuando la defensa legal de Javier presentó un amparo, alegando que se le había violando el debido proceso6. Con este fallo favorable a Javier varios sectores de la intelectualidad de la izquierda salieron a festejar, resaltaban que se había respetado el debido proceso y que eso fortalece la institucionalidad (los recuerdo poniendo velitas en frente al Palacio de Justicia). Pero, ¡oh, sorpresa! Cuando el señor Hugo Velásquez (sí, el mismo que falló a favor de Javier Diez Canseco) falló a favor de Alan García en el caso de la megacomisión, no dudaron en rasgarse las vestiduras, indignarse y gritar a los cuatro vientos: ¡jueces apristas! y a vomitar todo ese odio antiaprista que los caracteriza, odio que saben transformar en psicosociales a través de las redes sociales y que, la mayoría veces, son creídas por tontos útiles y mozalbetes que se consideran “independientes en la política”.

Hasta hace pocos días, a través de sus enfermizas redes sociales y prensa chicha, la izquierda criolla argumentaba que el Juez Soller “debía inhibirse por decoro”7, ya que tenía hermanos apristas y ¡hasta una esposa aprista! Estaban a punto de indignarse nuevamente y gritar a los cuatro vientos que el Juez Soller era aprista y que la mafia aprista iba a gozar de impunidad otra vez. Lo curioso viene aquí: se emitió un fallo que ni favorece ni desfavorece a García, entonces estos trogloditas cambian de opinión y el Juez se vuelve probo y justo, ya no dicen ni pío de su supuesta filiación aprista ¡Ja!

Fuentes consultadas
1 El Senado peruano levanta la inmunidad de Alan García2 El Tribunal Supremo peruano exculpa al ex presidente García3 ¿Alan, dónde estás? http://www.larepublica.pe/30-11-1999/alan-donde-estas#!foto24 ¿Inocencia interrumpida?5 Para declarar en contra de Alan García Zanatti: Fui chantajeado por el fujimorismo. http://www.larepublica.pe/07-01-2001/para-declarar-en-contra-de-alan-garcia-zanatti-fui-chantajeado-por-el-fujimorismo6 Poder Judicial respalda fallo a favor del congresista Javier Diez Canseco7 Juez Soller debe inhibirse por decoro
Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2017 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all