viernes, junio 30, 2017

El Apra y su militancia: nuevo sistema de acreditación (reflexiones ciudadanas)

Por Juan Carlos Mejía Seminario.

Se aproxima el Congreso Aprista y de hecho deberán las nuevas autoridades tomar el toro por las astas. La mundialización de las comunicaciones anula cualquier intento de justificar cualquier demora o cualquier decisión antes totalmente comprensible. Hoy el Internet, el celular, las redes sociales exigen que los mecanismos de intermediación política sean veloces, actuales, transparentes. Pretender llevar elecciones con Padrones desactualizados no solo ya no es justificable sino que pierde fundamento por la calidad de la información que ya todos poseemos. Todos sabemos que ya es imposible que no se pueda tener un padrón actualizado al día. Y además transparente. Estando ya esta premisa sentada pasemos al fondo del asunto.
I.- PADRÓN ACTUALIZADO.-
Hoy en día bastaría la asesoría de la ONPE para tener un Padrón actualizado, seguro, digitalizado. En la era de la informática moderna incluso ya hay programas o “aplicaciones” que lo permiten con costo bajísimo o con Cero costo.
II.- ¿SE DEBE INSCRIBIR A TODOS LOS QUE LO PIDAN?
Pues si un Club tiene requisitos de admisión y reglas que cumplirse durante el desempeño como socio, más DEBE tenerlos un Partido Político. Y en este caso un partido con mártires, perseguidos, exiliados por la causa de la Justicia Social pues con mayor razón. Debe haber una previa preparación para ser militante. Digamos una admisión o inscripción temporal que debe ir acompañada de cursos básicos de doctrina, historia y mística partidaria. Luego de ese período de prueba recién y luego de que se ACREDITE que han pasado los cursos tu militancia automáticamente se convertirá en permanente.
III.- ¿DEBE HABER ALGÚN INDICADOR DE VERIFICACIÓN DE METAS EN LA MILITANCIA?
Pues claramente sí. Una ciudadano que se hace militante aprista debe saber que su condición debe ser constante revalidada. Es decir que si no hace méritos pues perderá su condición de militante. O al menos la condición de militante activo.
De ésta forma rescatamos la disciplina partidaria. El Militante deberá informar con pruebas fehacientes de la labor que viene realizando en beneficio de su pueblo, comunidad o de qué forma viene haciendo trabajo social, político o intelectual en beneficio del partido. Ahora es tan simple de evitar el burocratismo. Bastará con su celular tomar videos, fotos y enviarlas al correo del Dirigente Partidario que tenga asignada el Control y Registro de Actividades. Incluso si hubiera una página Facebook en donde cada militante pueda adicionalmente etiquetar sus actividades sería genial. Por lo pronto eso sanaría la idea absurda de que necesitas muchos años para postular a cargos de responsabilidad. Hay muchos que tienen años de militancia pero jamás la ejercitan. Jamás hacen nada. Y luego les buscan y postulan a algún cargo sin méritos algunos. De esta forma, con una militancia marcada con pautas de verificación de metas tendríamos verdaderos militantes. No solo motivados sino insertados en el tejido social. Eliminaríamos el clientelismo. No necesitarías formar parte de camarillas para atacarse entre grupos de militantes, ni tampoco para seguir a alguien. Tú mismo tendrías la suficiente capacidad para movilizar y permitir un trabajo constante con tu pueblo.
Si pasado un determinado tiempo no has realizado nada de trabajo social, partidario, intelectual, ciudadano en favor del pueblo el mismo sistema de acreditación arrojaría que estás camino a perder tu condición de militante activo y en consecuencia con una serie de limitaciones en tus derechos partidarios. Y de ser posible al no haber preocupación por reactivar su servicio pues perdería toda condición de militante. O al menos un militante pasivo con menos derechos que los que hacen vida partidaria activa y permanente. 
Luego de pasado una cantidad de años de militancia activa pues ya tendría militancia permanente con todos sus derechos de por vida.
IV.- TIPOS DE EXPULSIONES O SEPARACIONES.-
Si un militante por alguna causa postula por otro partido será excluido del padrón partidario. Pero no solo aquello. Hay militantes que no postulan pero siendo militantes apoyan a candidatos diferentes a los partidarios. Pues los mecanismos de sanción deben ser equivalentes. No es posible que se haya impuesto la informalidad absoluta. Ahora los procesos deben ser inmediatos con todas las garantías para que el militante pueda defender sus derechos en el proceso y presente sus descargos.
Debe crearse la figura del Fiscal Partidario. Que necesariamente debe ser un aprista abogado que si ve falta grave puede promover la Acción de Expulsión y si ve delitos puede denunciar penalmente al infractor.
V.- ¿CÓMO DEBEN SER LOS JUBILEOS?
Pues deberían extirparse el perdón por el perdón. Incluso la Iglesia Católica (Creadora del Jubileo) igual que la judía pone CONDICIONES y REQUISITOS para el Jubileo. Es decir, una persona que quiere el perdón partidario al haberse ido del Partido debe demostrar previamente que ha hecho trabajo que merezca su readmisión. Debe probar que su voluntad no es volver por que el APRA se ha vuelto posibilidad real de volver a ser Gobierno en cualquier nivel. No solo el renunciante sino toque aquél que perdió su condición de militante por cualquier falta grave puede solicitar su readmisión siempre probando su trabajo previo y objetivamente el Partido deberá reponerlo en su condición de militante si es que está acreditado su trabajo. 
He aquí algunas propuestas que no son todas ni las mejores, pero que si pretenden darnos un Sistema Moderno de Militancia que permita afrontar el Futuro con inteligencia y sagacidad. El APRA debe entender que o se sobrepone a los retos que le han impuesto la modernidad y las redes sociales democratizadoras o no sobrevivirá adecuadamente el momento que vive. Ni más ni menos.   

Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2017 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all