domingo, julio 30, 2006

Alan García se acerca a Chile y Japón, pero se aleja de Venezuela

LIMA. (EFE). El nuevo presidente peruano, Alan García, ha hecho "borrón y cuenta nueva" con Chile y Japón, países con los que en los últimos años Lima acrecentó las diferencias, pero mantiene abierto un foco de tensión con Venezuela. Las relaciones con Venezuela permanecerán congeladas, dijo del ministro de RR.EE. de Perú.

En tono conciliador, pero sobre todo astuto y pragmático, García celebró que entre los ilustres invitados a su investidura el viernes pasado estuvieran la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, y la viceministra japonesa de Exteriores, Akiko Yamanako.

Perú mantiene con Chile una histórica disputa desde la guerra de finales del siglo XIX, que concluyó con la victoria chilena, lo que mantiene las heridas abiertas y reclamaciones marítimas.

En el caso de Japón, las tensiones provinieron de la presencia durante cinco años del ex presidente Alberto Fujimori en esa nación, cuando Lima reclamaba su extradición sin respuesta.

La visita de Bachelet a Lima ha dibujado un panorama alentador, según los analistas, si se tiene en cuenta que permaneció un día más para asistir al desfile militar con motivo de la celebración de la independencia peruana, un hecho simbólico ya que es la primera vez que un mandatario de Chile acude a este acto.

García se ha convertido, además, en el impulsor del regreso de Chile a la Comunidad Andina (CAN), integrada por Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, y que el país sureño abandonó en 1976, durante el régimen militar de Augusto Pinochet.

El Mandatario peruano inició la cruzada tras la salida de Venezuela del organismo andino, en abril pasado, por disputas con Colombia y Perú, que firmaron acuerdos comerciales con Washington y que el presidente venezolano, Hugo Chávez, no vio con buenos ojos.

Los chilenos, que se han propuesto firmar con Perú un tratado de libre comercio, tendrían, asimismo, un mejor acceso al gas peruano.Por otro lado, la presencia de la viceministra nipona en la investidura supuso otro hito, tras más de cinco años de tensiones por el caso Fujimori.

García anunció el viernes pasado que Perú y Japón "vuelven a ser absolutamente y completamente amigos".

Enfatizó que su gobierno no confundirá las relaciones políticas con "un asunto judicial".A cambio, Yamanako ofreció 57 millones de dólares para el desarrollo agrícola, nueve millones para renovar el puerto norteño de Talara y tres millones para la construcción de un museo en Chavín de Huántar.

El contrapunto está en las relaciones entre Lima y Caracas, muy complicadas tras la reciente campaña electoral peruana en la que García y Chávez se enzarzaran en un cruce de insultos, que salpicó al hasta ayer presidente del Perú, Alejandro Toledo, y derivó en la retirada de sus respectivos embajadores.

El nuevo canciller peruano, José Antonio García Belaúnde, ha dejado claro que las relaciones "permanecerán congeladas", al tiempo que el mandatario boliviano, Evo Morales, se ha ofrecido como mediador para reconciliar a ambos mandatarios.
Share on :

1 comentarios:

edison dijo...

alan se acerca al bolsillo de sus aliados, los corruptos, los banqueros, que solo timaran una vez mas al pueblo.
dicese defensores de la nacion.
el tal alan es un pobre loquito, no es mas que un usuario de la blanquita. pbc

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2017 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all