sábado, julio 29, 2006

Alan García toma posesión del poder

Lima/EFE — El socialdemócrata Alan García tomó ayer posesión como nuevo presidente de Perú en el Congreso de la Nación ante nueve mandatarios latinoamericanos y el Príncipe de Asturias, que representó al Rey de España.

Según el procedimiento, la presidenta del Congreso, Mercedes Cabanillas, le debía haber impuesto la banda presidencial tras el juramento, pero para sorpresa de todos García la tomó de sus manos y se la colocó él mismo.

La banda no fue la misma que entregó el presidente saliente, Alejandro Toledo, ya que debido a la gran altura y corpulencia de García hubo que realizar otra especial para él.

El nuevo presidente y los presentes escucharon después el himno de Perú en el Congreso de la Nación, donde García estuvo arropado por los 36 congresistas de su Partido Aprista Peruano (PAP) y decenas de invitados.

Antes había acudido al Legislativo a pie desde el Palacio de Torre Tagle, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, después de que Toledo lo abandonara y ofreciera su discurso de despedida.

Antes de gritar “Viva el Perú”, Alan García dio comienzo a su discurso de investidura, en el que se espera que anuncie las políticas que aplicará en sus primeros 180 días de gobierno.

Resurgió de las cenizas

El centrista Alan García, quien asumió por segunda vez la Presidencia peruana, es un político que ha resurgido de las cenizas de una primera gestión considerada desastrosa por la mayoría de los peruanos.

El también presidente del histórico Partido Aprista Peruano (PAP), fundado por el ideólogo Víctor Raúl Haya de la Torre, gobernó la nación andina entre 1985 y 1990, cuando con sólo 36 años fue el jefe de Estado más joven de Iberoamérica.

Esa gestión tuvo un saldo desastroso, ya que terminó con la economía colapsada, tasas de inflación superiores al 7,000 por ciento anual, que evaporaron literalmente el poder adquisitivo de los peruanos, y con el fortalecimiento de la banda armada Sendero Luminoso.

Veintiún años después, la sombra de ese episodio político lo obligará a demostrar que ha alcanzado la madurez política y no es el “mal menor” por el que apostaron la mayoría de quienes le votaron el 4 de junio pasado para evitar la victoria del nacionalista Ollanta Humala.Una de las acciones más cuestionadas durante el gobierno de García fue la masacre de más de 200 presos en tres cárceles de Lima, en 1986, como respuesta a un motín de presuntos terroristas. Así, su figura política quedó totalmente desprestigiada cuando terminó su gestión en 1990.

Tras los comicios de aquel año, que ganó Alberto Fujimori, fue nombrado senador vitalicio, pero poco después fue acusado de enriquecimiento ilícito y se le responsabilizó de la denominada “matanza de los penales”.

Humala condiciona apoyo

El ex candidato presidencial nacionalista Ollanta Humala condicionó el viernes el apoyo al nuevo gobierno del presidente Alan García, a la realización de una asamblea constituyente para reformar el texto de la Constitución.

En su primera aparición luego de tres semanas de alejamiento de la escena política, Humala dijo que acordaron en una asamblea nacional de su partido nacionalista respaldar al gobierno de García si es que muestra voluntad de “iniciar un proceso constituyente para buscar una nueva constitución”.

“Esta constitución (vigente) es una constitución ilegal y delincuencial. Creemos que Perú necesita nuevas reglas del juego”, dijo Humala a periodistas tras reunirse brevemente con el presidente de Bolivia, Evo Morales, quien asistió a la ceremonia de transmisión de mando.
“Si su gobierno (de García) va a trabajar para iniciar un proceso constituyente para buscar una nueva constitución, a partir de la constitución de 1979, tendrá en ese sentido el apoyo del bloque nacionalista, del partido nacionalista peruano”, declaró.
Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2017 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all