sábado, abril 12, 2008

LA REVOLUCIÓN CONSTRUCTIVA DEL APRISMO

POR: VÍCTOR RAÚL TRUJILLO DE ZELA

El verdadero aprismo moderno, democrático y social del Siglo XXI.

Tengo la ineludible responsabilidad de peruano, latinoamericano y fundamentalmente aprista, de romper un silencio periodístico, estimulado por un inesperado quebranto en mi salud, hoy en franco proceso de recuperación gracias a mis competentes médicos y a los buenos deseos de mis queridos amigos y familiares. Es que me parece sumamente importante que el presidente del Perú, líder del APRA, haya tenido la humildad, sinceridad y coraje, esta vez in extenso y documentadamente, de afirmar en su novísimo libro La Revolución Constructiva del Aprismo -imprescindible manual para el APRA del siglo XXI-que, en el primer gobierno aprista, el Perú de esos aciagos años de terrorismo, no era el de 1931, que el velasquismo, los compañeros de viaje comunistas que lo coparon y algunos ex-apristas, pretendieron recrear, bajo un modelo autocrático y obsoleto y cercano a la órbita soviética, lo que provocó que Alan García afirmara en su último libro: “…terminamos compartiendo ´ el error del enfoque´ que Haya rechazó en el modelo militar…”, para proseguir sentenciando: “…fue un grave error porque encerró a la futura administración aprista en un modelo que no era el suyo y que, en el momento de la DEUDA EXTERNA y sin inversión privada en las grandes áreas extractivas, demostró su agotamiento y estalló…” ( Revolución Constructiva del Aprismo , Año 2008 – pág. 105)

Más bien, como reiteradamente repetía Víctor Raúl, el APRA confrontaba un mundo en permanentes cambios políticos y sociales y con cada vez mayor interdependencia entre los pueblos (léase ahora: globalización). Lleno de inmensas contradicciones y hechos inesperados, que daban sustento a la teoría científica de La Incertidumbre del profesor danés W. Heisemberg, graficada en el comportamiento impredecible de la órbita del electrón en torno al átomo y cuyo correlato histórico, sostenía Víctor Raúl, fue el infame pacto entre Hitler y Stalin, y confirmado por hechos posteriores a la propia existencia de Haya, como el derrumbe del Social-Imperialismo soviético y el viraje económico prodigioso de la China post- Mao, impulsado por el sabio y pragmático Deng Xiao Ping. Asimismo, es también pertinente destacar que el prominente futurólogo y científico social Alvin Toffler -cuyo primer libro de impacto, El Schock del Futuro, tuve el honor de traer a Víctor Raúl en 1970- en su reciente ensayo La Revolución de la Riqueza, relacionado a los nuevos pilares o fundamentos que más rápidamente están cambiando en la hora actual y conformarán el futuro de la riqueza, dedica un capítulo a ocuparse del primero de ellos, el tiempo y sus distintas velocidades y de otro, el espacio, la cuarta dimensión einsteniana, en concordancia con Haya, que en su famoso libro de 1936 “Espacio Tiempo Histórico”, interpretara y adoptara correctamente estas novedosas teorías al devenir de la historia y a la relativización de sus hechos.

Pero, retomando el tema central, es menester reiterar, como lo hace Alan García, que de estos errores de “enfoque” de su primer gobierno somos culpables todos los apristas, por acción o por omisión, sin percatarnos cabalmente de la caída del Muro de Berlín, de la ambivalencia del Imperialismo, de negociar en pie de igualdad las inversiones y, menos aún, entender a plenitud e impulsar la tesis del Interamericanismo Democrático sin Imperio, que, muerto el gran presidente Franklin Roosevelt, autor del Nuevo Trato para América Latina y asesinado John F. Kennedy, con su Alianza para el Progreso, ningún otro presidente norteamericano, salvo Jimmy Carter, se preocupó por potenciar estas grandes iniciativas de sus predecesores. Esperemos que alguno de los candidatos en carrera se ocupen, con el debido interés, de nuestras importantes relaciones hemisféricas, como tantas veces lo planteara Haya de la Torre.

Por todo ello, cabe en esta oportunidad, reiterar nuestro homenaje al pensamiento creador de este ilustre peruano, junto con el reconocimiento muy especial a Alan García por su capacidad de autocrítica y su adaptación a este mundo cambiante e interdependiente, como ahora lo afirman, con retraso, el ex-presidente Bill Clinton y otros connotados estadistas latinoamericanos y mundiales, lo que llevará a nuestro país al lugar preponderante que por historia le corresponde reconquistar en el siglo XXI, en nuestra América Latina, tal como se lo ha propuesto el Presidente del Perú y su gobierno.

Sin embargo, como muy bien nos hace notar, señor presidente, al igual que nuestro querido Armando Villanueva, en la actualidad usted es tildado de “derechista” por algunos “saltimbanquis” de la política y tradicionales enemigos del aprismo, tal como lo fueron en el pasado Víctor Raúl Haya de la Torre, Ramiro Prialé, muchos otros dirigentes y líderes del APRA e inclusive quien humildemente escribe estas líneas. A manera de confesión, concédanme, mis amables lectores y compañeros, una licencia personal, transcribiendo estos generosos conceptos, por sintonizar con el contenido de este artículo y que tuvo a bien escribir el Presidente al dedicarme su libro Modernismo y Política en el Siglo XXI: “Al célebre y grande Nito Trujillo, que sí comprendió el pensamiento de Víctor Raúl. Con afecto, Alan”

La verdad monda y lironda es que nosotros sí supimos ubicarnos en el espacio y el tiempo, inspirados por nuestro Maestro, quien nos enseñó a jamás hipotecarnos a ningún poder, extranjero o doméstico, sino a luchar por la democracia, la libertad y la justicia social, bandera inclaudicable del aprismo.
Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2017 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all