viernes, junio 13, 2008

El Año de Cumbres y Haya de la Torre

Aunque muchos no quieran reconocerlo nuestro país ha retomado el liderazgo a nivel continental y no sólo nos referimos a las cifras macroeconómicas que cada vez nos son más favorables convirtiéndonos en la nación latinoamericana con menor riesgo-país, ni al repunte en las encuestas de la aceptación presidencial sino al reconocimiento que los países vecinos han venido demostrando en los últimos meses; por ello no es casualidad que este año se desarrollen dos importantes foros internacionales en nuestro país pero hay detalles que a veces pasan inadvertidos.

Hace unos días, en un gesto que para muchos pasó casi desapercibido, Alan García hizo entrega a Michelle Bachelet de la Bandera Indoamericana que representará a la Unión de Naciones Suramericanas.

La jefe de estado chilena quién asumió la Presidencia Pro Témpore de esta organización la recibió de manos del mandatario peruano durante la ceremonia de suscripción del tratado constitutivo de la UNASUR, que tuvo lugar en Brasilia, en presencia de los gobernantes del continente, quienes aplaudieron el gesto, que dio realce a este acto que se desarrolló en el Centro de Convenciones Ulises Guimaraes de Brasilia.

Este detalle aparentemente sencillo, a pesar que ocupó las carátulas de casi todos los diarios a nivel nacional es de mucha importancia para todos los apristas, pero no para algunos que sólo lucen una estrella en plena campaña sino sobre todo para que aquellos que tenemos algo de formación ideológica y mucho más para aquellos que tuvimos la suerte de compartirla con el Maestro; este momento nos hizo recordar cuando en 1924 Haya de la Torre entregó una bandera similar a los estudiantes mexicanos iniciando el proceso fundacional del APRA, sin embargo para entender la historia debemos ir un poco más atrás.

En 1920 Haya de la Torre, junto a un nutrido grupo de estudiantes, funda la Universidad Popular Gonzáles Prada como una opción para impartir cultura general y especialización a los obreros peruanos que venían siendo marginados por el gobierno de turno encabezado por Leguía, por ello desde ese momento Haya se enfrentará al régimen ya convertido en una abierta dictadura.

En esos años existían movimientos y prensa anticlericales, como el diario La Crónica y la revista Variedades, quienes convocaron a una asamblea en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde decidieron oponerse al acto, y encumbraron al joven Víctor Raúl Haya de la Torre con tan sólo 28 años, como caudillo para las movilizaciones que se desarrollaron entre el 23 y el 26 de mayo de 1923; los estudiantes de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y obreros de las Universidades Populares González Prada invocando la unión de los trabajadores manuales e intelectuales salieron a las calles de Lima para luchar por la jornada de las 8 horas y mostrar su repudio a la prorroga del mandato presidencial así como al intento de Leguía de conseguir respaldo popular mediante una maniobra que explotaba el sentimiento católico del pueblo a través de la “Consagración de la República al Sagrado Corazón de Jesús”, medida que significaba un retroceso en cuanto a la tolerancia religiosa imperante desde 1915 y una legitimación de la dictadura de Leguía.

Posteriormente Haya, fundó y fue el primer director de la revista Claridad, vocero que con el apoyo de José Carlos Mariátegui puso en jaque por un buen tiempo a la dictadura imperante.

Al poco tiempo fue elegido nuevamente presidente de la Federación de Estudiantes del Perú y como resultado el 2 de octubre de 1923, fue apresado y posteriormente deportado. Es así como en México, el 7 de mayo de 1924, en el marco de la reunión de la Primera Liga Antimperialista Panamericana, entrega la bandera indoamericana a los estudiantes mexicanos, naciendo el APRA en este simbólico acto como movimiento continental.

Los años del exilio en América y Europa fueron años de aprendizaje para Haya de la Torre; y mientras él estaba en el exterior, un grupo de trabajadores manuales e intelectuales funda el 20 de Setiembre de 1930 la sección peruana del APRA, dando origen al Partido Aprista Peruano, que a la fecha es la partido político más antiguo y con mayor trayectoria en América Latina, sin embargo muchos que dicen ser políticos olvidan que fue justamente el Partido Aprista tiene entre los puntos de su Plan Máximo, la integración de América Latina.

Esto demuestra que los postulados de Víctor Raúl permanecen vigentes en el tiempo y que es nuestra responsabilidad hacerlos realidad, a pesar que algunos de nuestros compañeros los han olvidado.

Hacer política no es comprar voluntades ni manipular jóvenes estudiantes, muchos menos venderse por unos cuantos petrodólares, tampoco el copamiento de las instituciones públicas sea con el color político que sea, hacer política es trabajar fieles a los principios de nuestra doctrina y mantener vigente nuestro compromiso por una real justicia social.

Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2017 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all