martes, septiembre 30, 2008

El dúo Hu - Hu

Por Mauricio Mulder
Sec. General del P.A.P.
Congresista

Humala es otro al que le han hecho creer que hay que correrse al centro para ganar. El supuesto antisistema ha decidido comprarle un reloj de 1,200 dólares a su mujer, una casa de 150 mil dólares pagadita cash, dos a tres camionetas 4x4 y pregonarlo. Ha buscado a dos o tres amiguitos blancos, de esos que botan la baba por mendrugos de poder y sirven para meterse la mano al bolsillo, y ha comenzado a frecuentarlos en sus partys y cofradías.

Se olvida de cobrar su pensión de militar y dice a secas que su esposa trabaja en una ONG que nadie conoce. ¿Hay alguien por allí que haya pagado alguna facturita a la señora? Y remata, siempre en el complaciente circuito periodístico de El Comercio, diciendo que siempre ha sido de clase acomodada. O sea que hoy que está reclamando que se aplique sanción de expulsión a los tránsfugas que abandonan sus promesas de campaña, lo primero que habría que hacer es expulsarlo a él de su propia organización por evidente cargo de aburguesamiento y apitucamiento.

El señor Mario Huamán dice que no habla del homicidio que perpetró sobre su cuñado porque es un caso cerrado. Claro, olvidó decir que el caso se cerró en secreto, en el Poder Judicial y el Ministerio Público, geishas de Vladimiro Montesinos. Nadie supo nunca de ese caso. No había expediente. Lo condenaron a un año suspendido y a 500 soles de indemnización que debía pagárselos a ¡su hermana! El fiscal no apeló. El cadáver lo levantó un juez de paz de otro distrito y no hubo autopsia. Pero sí dopaje y salió positivo no sólo de harto trago sino de cocaína. Cerradazo el caso. Hoy es un luchador del pueblo.

Ambos personajes al parecer han empezado a tenerse rivalidad y por eso entre ellos saben que los dardos bien podrían haber venido de uno y otro lado. En su disputa por el sueño palaciego, se llenan la boca reclamando por los pobres, a los que bien les caería 1,200 dólares en pollos, por ejemplo. Y el otro anuncia paros y protestas no para reivindicar los derechos laborales que este gobierno no conculcó sino para tumbarlo a punta de asonadas.

Y claro, la gran prensa deja de hablar de ambos temas porque los imputados son, como ella, antiapristas. Alan García fue expulgado por tres comisiones investigadoras y perseguido en Colombia y Francia por esa misma prensa, pero Humala bien gracias. ¿Y se imaginan lo que se hubiese dicho si hoy un dirigente aprista es puesto en evidencia por coquero y asesino?
Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2017 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all