domingo, septiembre 28, 2008

Victoria socialdemócrata en Austria y fuerte ascenso de los ultranacionalistas

Victoria socialdemócrata en Austria y fuerte ascenso de los ultranacionalistas

RAMIRO VILLAPADIERNA
ENVIADO ESPECIAL

VIENA. Se ha producido un seísmo alpino de posibles consecuencias en la región danubiana, donde emerge un voto nuevo, ajeno al tradicional reparto de poder. 9,3 millones de bávaros y 6,3 millones de austríacos estaban convocados a las urnas para elegir por cinco años respectivamente a sus 183 y 180 diputados.
El resultado parece reflejar un auge antieuropeo en Austria y el fin de una era de «particularidad bávara» tras medio siglo de dominio socialcristiano (CSU). Socialdemócratas y populares (SPÖ y ÖVP) en Austria, que frecuentemente han gobernado en gran coalición, cosechan el peor resultado de su historia y tendrán que revisar liderazgo y estrategia.
Desplome
Aunque el que más papeletas de las urnas haya cosechado sea el Partido Socialista, el SPÖ, lo notable ha sido el enorme aumento de la derecha ultranacionalista, con lo que se constata el giro en esa dirección. El voto de izquierda parece desplomarse, perdiendo 12 escaños entre socialdemócratas y verdes; el de derechas, pese al castigo también a los populares, suma más del 55% de votantes con el populismo nacionalista. Queda, con todo, primero el SPÖ, que cae a un 29,7% (-5,6) y a 58 escaños (-10); el ÖVP, castigado, a un 25,61% (-8,7) y a 50 escaños (-16); los Verdes, a un 9,8% (-1,26) y 19 diputatos (-2).
Irrumpe espectacularmente el voto nacionalista criado a los pechos del «fenómeno Haider», cosechando juntos más que SPÖ o ÖVP. Un voto de origen nacionalista, radical, anti sistema y euroescéptico nacido de la «cuestión austríaca» planteada por Jörg Haider desde los años 80 y hoy representada por dos partidos: el FPÖ, más ultraderechista y anti-inmigración, que recaba un 18% (+6,9) y 35 escaños (+14), y la BZÖ, más social-populista y comandada por el propio Haider, con un 11% (+6,8) y 21 mandatos (+14). Emerge el nacionalismo tirolés (Fritz: 1,7) y siguen siendo marginales los liberales de Heide Schmidt (LiF: 1,9%).
Ni el socialdemócrata Faymann ni el conservador Molterer han convencido a un nuevo electorado, que ya tiene menos que ver con la Austria del consenso que entró en barrena tras la guerra fría. El populismo social del primero ha calado tan poco como las cuentas profesorales del segundo. Los sociólogos sugieren un hartazgo de los fallidos 18 meses de gran coalición, mientras FPÖ y BZÖ consiguen conectar con capas en las que hace presa el populismo, el miedo a la globalización y el euroescepticismo, tras 15 años en la Unión Europea.
Referendos
Pero hasta un socialdemócrata como Faymann promete someter todo nuevo tratado europeo a referéndum. El europeísmo queda apenas sólo en manos del Partido Popular, el ÖVP, y de los Verdes.
La negociación de gobierno será larga, pero la impopularidad parece vedar otra gran coalición. Nacionalistas y extrema derecha ya no son tabú ni para el SPÖ, pero tal vez para la UE fuese más cómodo que los controlara el ÖVP, dada su tradición europeísta, frente al nuevo carro populista de Faymann, capaz de repartir 3.000 millones del fisco antes de los comicios.
En definitiva: hay aires alpinos de cambio y el giro nacionalista en Austria castiga al poder establecido.
Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2017 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all