martes, noviembre 11, 2014

¿TAMBIÉN NOS DESACELERAMOS POR FALTA DE CONVICCIÓN?

Por: Guillermo Vidalón del Pino

Ante la constatación de que la evolución del Producto Bruto Interno en el presente año va desacelerándose, cabe reflexionar sobre cuáles son las causes principales de la misma y qué podemos hacer los ciudadanos para que la expansión económica continúa de manera acelerada y, de esta manera profundizar la reducción de la pobreza y la generación de bienestar.


Algunas explicaciones buscan responsabilizar exclusivamente al escenario económico internacional.  Señalan que la economía china está creciendo en menor medida, en consecuencia, la demanda de  los precios de los metales ha descendido y, siendo el cobre y el oro unos de nuestros principales productos de exportación, los ingresos tanto de los privados dedicados a la actividad minera, como de los recursos que les corresponde pagar al fisco también han caído.

Lo que se manifiesta es cierto, pero el menor crecimiento de China estaba previsto porque los principales mercados de consumo de sus productos estaban en recesión o recién empezando su recuperación. ¿Qué se podía hacer? hallar oportunidades en medio de la crisis, que siempre las hay.

Si en vez de entramparnos en trabas burocráticas, en niveles de exigencia desproporcionados que ni el mismo Estado está en condiciones de cumplir, confiásemos más en las potencialidades del sector privado para crecer y desarrollarnos, de seguro hubiésemos alcanzado mejores niveles de calidad de vida.

Hace tan solo veinte años acabábamos de salir de la mayor pesadilla republicana que puso al país al borde de la inviabilidad para continuar como estado autónomo y dirigir nuestro propio destino.  El terrorismo, la hiperinflación, la carencia de infraestructura tan elemental como los servicios de agua, electricidad y telefonía, vías de transporte interregional y nacional estaban casi devastados, sólo un segmento de la población disfrutaba de los mismos y no se libraba de la interrupción de los servicios en cualquier momento.

¿Qué hicieron los habitantes de San Juan de Lurigancho en Lima?

Uno de los distritos de mayor expansión económica porcentualmente hablando, pues confiar en sus propias capacidades, establecer sus propias reglas, es cierto que se expandieron en la informalidad y que algunos de ellos mantienen regímenes mixtos y otros ya dieron paso a la formalidad.  Si apreciásemos algunas vistas aéreas de dicha zona de Lima veinte años atrás y la contrastamos con lo que hoy existe de infraestructura, servicios educativos, de salud, etc. Podemos constatar que hay un avance significativo.  ¿Quizás no tan ordenado como quisiéramos algunos?, pero sin lugar a dudas destacable.

¿Alguien considera que San Juan de Lurigancho hubiese podido avanzar tanto si por entonces ya se hubiese establecido toda la maraña de trabas burocráticas? Definitivamente no.  Lo que ha sucedido es que ante el avance del desarrollo económico, los sectores políticos contrarios a la expansión del mismo han implementado una estrategia legal para detenerlo y han encontrado un sector de la opinión pública aún sin convicción en la globalización y en los beneficios que genera el libre intercambio de bienes y servicios.

Por ejemplo, si en vez de obstaculizar el desarrollo de los principales proyectos mineros -entre los años 2010 hasta el presente- y éstos se encontrasen operando, lo más probables es que los ingresos de los privados y los del Estado no hubiesen disminuido tan significativamente, en virtud de que la mayor producción hubiese compensado la caída de los precios.  Además, hubiésemos llegado con producción adicional al mercado mundial, lo cual genera un beneficio de oportunidad porque los inversionistas se dirigen al país(es) que resulta(n) más seguro(s) y atractivo(s) para su inversión.

Si hubiese más convicción social en la inversión, aquellas entidades públicas o privadas –dentro de las cuales contemplo a algunas de las que se autodenominan no gubernamentales- destinadas a generar desconfianza en la actividad de personas naturales y jurídicas que actúan dentro de la formalidad, generan puestos de trabajo, retribución adecuada a sus inversionistas y pagan sus impuestos no existirían o su presencia en la opinión pública sería ciertamente marginal.

¿Qué errores hemos cometido?

Pensar que la convicción en el desarrollo económico estaba dado per se y que el conjunto de la sociedad sólo debía esperar a que los frutos del crecimiento se consoliden para ser incluidos, a todas luces ha sido un error.  El sistema de desarrollo más cierto y más vasto de nuestra historia republicana necesita difundir mensajes de esperanza que la ciudadanía vea concretados en el mediano y corto plazo.  De lo contrario, los cantos de sirena siempre estarán presentes dispuestos a distraernos para que la nave denominada Perú termine por encallar o, en el peor de los caos, naufragar.  ¡No lo permitamos!  

Gracias por leerme, se autoriza su difusión siempre que se respete la autoría del mismo.  Para que más peruanos seamos conscientes de la importancia de la minería en el proceso de desarrollo y generación de bienestar para todos los peruanos.

Aprovecho la oportunidad para agradecer a todos mis lectores, principalmente a aquellos que estando ávidos de información me solicitan abordar tal o cual materia.  Asimismo, debo informarles mi complacencia que tras dos años y medio hemos distribuido 5,000 ejemplares del libro de mi autoría:  “Minería, la oportunidad del Perú”, aventura editorial que fue posible gracias al aporte de empresas amigas que son conscientes de la importancia de estar presentes en el debate de las ideas, allí donde se generan convicciones a favor o en contra de alguna causa, entre ellas puedo mencionar a Compañía de Minas Buenaventura, Minera Yanacocha, Sociedad Minera El Brocal, Compañía Minera Poderosa, entre otras, y, por supuesto, mi casa, Southern Peru Copper Corporation, quienes confiaron en mi persona.

En adición, debo informarles que el libro fue distribuido en los siguientes centros de estudios superiores, instituciones profesionales y gremios, en la mayoría de los cuales ofrecí conferencias -en muchas de ellas en más de una oportunidad y en diferentes facultades-, ni mi presencia ni los libros significaron un costo para dichas instituciones.  Conferencias que versaron sobre la importancia de ver en la actividad minera la mejor estrategia para alcanzar el desarrollo y la generación de bienestar para todos los peruanos:

1.            Universidad Nacional Mayor de San Marcos.
2.            Universidad Nacional de Ingeniería, Patronato de la UNI.
3.            Universidad Nacional del Centro.
4.            Universidad Nacional Jorge Basadre Grohman.
5.            Universidad Nacional San Agustín de Arequipa.
6.            Universidad Nacional de Huamanga – Ayacucho-.
7.            Universidad Nacional de Moquegua.
8.            Universidad San Ignacio de Loyola.
9.            Universidad Particular de Tacna.
10.          Universidad Continental.
11.          Universidad Privada del Norte.
12.          Universidad San Martín de Porres.
13.          Universidad San Juan Bautista.
14.          Universidad Nacional Agraria “La Molina”.
15.          Universidad de Ingeniería y Tecnología del Perú
16.          Instituto Tecnológico Superior
17.          Pontificia Universidad Católica del Perú.
18.          Colegio de Ingenieros del Perú
19.          Colegio de Abogados de Lima
20.          Instituto Superior Tecnológico
21.          Sociedad de Comercio Exterior, COMEX.
22.          Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía.

A todos muchas gracias, les reitero mi disposición para seguir participando siempre que ustedes lo consideren oportuno.
Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2017 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all