lunes, enero 12, 2015

Las bajezas de Urresti ensucian la política

tafurPor JUAN CARLOS TAFUR
Fuente: www.exitosadiario.pe/

El grado de desesperación de Ollanta Humala por lograr que la opinión pública se distraiga del escándalo Belaunde Lossio es de tal magnitud que no tiene reparos en ordenar al inefable ministro del Interior, Daniel Urresti, que se dedique a agraviar a políticos y periodistas de oposición, con un nivel de bajeza inad­misible.

Nadie es acá monja de clausura para ru­borizarse por las asperezas habituales que suelen darse alrededor de las instancias del poder. Respecto de ello, los hombres de prensa solemos ser víctimas de los mal­humores de los gobernantes, y cada cierto tiempo los mismos se expresan en ataques de todo tipo y envergadura.

Pero el nivel al que Urresti se está con­duciendo, con el evidente respaldo y entu­siasmo del Presidente y la Primera Dama, pocas veces se ha visto en el país (el ministro debe dedicar muchas horas de su tiempo a leer las inmun­das páginas de la prensa chicha del montesinis­mo para inspi­rarse). Y revela, eso es lo más preocupante, coqueteos con perfiles anti­democráticos que ya hemos sufrido antaño con consecuencias funestas.

En particular, los niveles de ofensa des­plegados ayer en contra de Pilar Nores y de la actual pareja de Alan García, son inacep­tables y solo pueden provenir de alguien con evidentes problemas psicológicos de autocontrol, incapacitado para estar a car­go de cientos de miles de policías y armas letales, además de tener acceso a fuentes de inteligencia e información que compete a la seguridad del Estado.

Sus permanentes agravios a periodis­tas –en especial, del grupo El Comercio, quienes ejercen su legítimo derecho a ser críticos del gobierno o de su gestión–, a exministros de su sector y a diversos líde­res de la oposición, colman la paciencia y tolerancia democráticas y, dado que en el Gobierno o entre sus pares del gabinete, nadie quiere o se atreve a ponerle coto, jus­tifican una reacción política que promueva la salida del cargo de un sujeto que eviden­temente no está calificado para ejercerlo.


Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2016 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all