domingo, octubre 18, 2015

FOSIL PELIGROSO - HIDROCARBUROS

 Néstor A. Scamarone M.

En 1973, el precio del petróleo se multiplicó por cuatro cuando las tropas egipcias cruzaron el canal de Suez y atacaron Israel, lo que provocó una recesión mundial que duró dos años. En 1979, en el preludio de la guerra entre Irán e Irak, el precio se multiplicó por tres y la crisis duró casi una década. En 1990, la invasión en Kuwait por parte de Irak y la Guerra del Golfo, duplicaron nuevamente el precio del petróleo, lo que también produjo una recesión mundial. ¿No era sensato suponer que la invasión de Irak de marzo de 2003 podía provocar nuevas tensiones en el mercado, sobre todo si fracasaba la posguerra? Estados Unidos importaba el 57 por ciento del petróleo que consume y era el mayor comprador mundial de crudo hecho que ha variado hoy en día con los hidrocarburos de esquistos – lutitas como el shale gas
Irak tiene las segundas reservas de petróleo probadas más grandes del mundo. Y es el país donde los costes de extracción son más bajos. Los estrategas calcularon que tras la caída de Husein, y con los yacimientos en manos estadounidenses, los pozos iraquíes podrían producir entre 12 y 18 millones de barriles al día. Pero hoy producen menos de 6/8. ¿Puede sorprender que los países de la OPEP, que producen el 42 por ciento del petróleo que se consume en el mundo y tienen el 75 por ciento de las reservas conocidas hayan aprovechado las "circunstancias" para reducir la oferta y colocar los precios casi a 39 dólares el barril y cuidado en 1999 estaban en 10/14 dólares?
Hoy se consume un 18 por ciento menos de petróleo en el mundo que hace 50 años, cuando el precio del barril estaba a 1,50 dólares. Se sabe que una subida "duradera" del petróleo a más 120 dólares por barril -en la que colaborarían, además de la OPEP, las bajas reservas estratégicas de algunos países, la especulación y el terrorismo islamista- supondría una caída del crecimiento mundial de 0,5 puntos. Lo que quiere decir que algunos países centroeuropeos hubieran entrado en recesión; sin embargo fueron salvados por la campana del shale gas y el shale oil y los especuladores que se comen el 24% del mercado. El petróleo es hoy el enemigo inesperado, ya que no sabemos por donde atacará en sus precios y variantes técnicas.
El peor enemigo de los precios es el shale gas y el shale oil, hidrocarburos de lutitas – esquistos bituminosos, que contaminan con muerte, pero bajan los precios… ¡mueres barato, que locura!
En estos últimos seis años se ha desatado una guerra entre Washington y Riad que son los jugadores más fuertes del mercado. Desde que Barack Obama llegó a la Casa Blanca, se puso como objetivo la autonomía energética. Para lograr eso, aumentó la producción de petróleo convencional, al tiempo que impulsó “inmensas inversiones” en shale oil y shale gas, a tal extremo que la exploración y explotación de las lutitas por el shale gas y el shale oil, esta creciendo de manera geométrica e irracional con la consecuente contaminación ambiental sin parangón en el planeta (disculpará el lector que no hable de lo que es la explotación de las lutitas y de la contaminación ambiental, motivo de otro artículo). El reino árabe, que genera un tercio de la producción de la OPEP, apuesta por mantener un precio bajo del crudo, para desalentar la inversión norteamericana en nuevas técnicas de perforación. Los saudíes parecen ahora impulsar una táctica diferente: dejar que caigan los precios y sacar del negocio a productores de no convencionales con costos más altos”. El 14 de junio el secretario general de la OPEP, Abdullah al-Badri, confirmó una vez más la posición del grupo: “La decisión ha sido tomada. Las cosas se dejaran tal como están. Hemos acordado que es importante continuar con la producción a los niveles actuales para el próximo periodo”. “No vamos a cambiar nuestros criterios por el hecho que los precios se encaminen a US$ 30/40 b.
Como consecuencia, los marcadores de los precios del crudo penetraban la zona inferior a los $40/b para luego rebotar uno o dos dólares. Rusia presenta un caso de excepcional importancia dada su magnitud como potencia y su significado histórico. La estrepitosa y sorpresiva caída de los precios de petróleo ha impactado fuertemente a países dependientes en gran medida de los dólares generado por dichas exportaciones. Especialmente afectados se encuentran: Rusia, Nigeria, Irak y Venezuela (capaz ya en la quiebra). El caso de la Federación Rusa (incluye Azerbaijan y Kasakhstan) merece especial atención por los factores geopolíticos involucrados.
Rusia es el principal productor de petróleo en el mundo. En 2012 alcanza su máximo nivel histórico hasta la fecha de 10,7 millones de b/d. La estimación autorizada para 2015 prevé el mismo nivel sujeto a una disminución marginal. No obstante, es importante anotar en el marco de un futuro mediano plazo de unos cinco años que dos de las principales empresas rusas han iniciado la “fracturación” de las rocas lutitas, petróleo no convencional del tipo shale. Otro que entra a sumarse a los Cuatro Jinetes del Apocalipsios de la contaminación”. 
La tragedia rusa, es que tendría un faltante de, por lo menos, $50.000 millones en relación al total presupuestado de $290.000 millones. El efecto de las sanciones económicas impuestas por las principales potencias europeas y Estados Unidos. por las acciones en Ucrania pudiera resultar en una cantidad similar pues se parte de la premisa que no serán levantadas en todo 2015 y capaz el 2016.
¿Y los sabios de Economía y Finanzas del Perú, conocen algo de esto?
Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2017 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all