lunes, febrero 29, 2016

El anti-imperialismo de Haya de la Torre


Por: Francisco Chirinos Soto

Dentro de dos días- exactamente el lunes 22 del presente mes de febrero- se cumplirán 121 años del nacimiento de Víctor Raúl Hay de la Torre en la ciudad de Trujillo, que ocurrió en 1895. Quiere decir que cuando postuló a la Presidencia de la República en las elecciones de 1931, tenía 36 años, la misma edad que años después tuvo Alan García cuando participó y ganó las elecciones presidenciales de 1985.

La remembranza viene a propósito para recordar la posición de Haya frente al imperialismo norteamericano. Es verdad que incluyó la lucha anti- imperialista como uno de los puntos esenciales del programa máximo del aprismo, pero no es menos cierto que su actitud frente a ese fenómeno nunca fue extremista ni radical, sino, por el contrario, orientada a obtener del imperialismo los mejores beneficios posibles para las naciones latinoamericanas que se hallaban en una visible situación de inferioridad frente a las conquistas económicas, tecnológicas y culturales de los países desarrollados.

“Nosotros necesitamos a Estados Unidos tanto como Estados Unidos necesita de nosotros”, se lee en un examen de las obras completas del gran líder indoamericano. Ahí está la síntesis fundamental de su pensamiento frente al imperialismo yanqui. Necesitamos los recursos económicos y científicos, el apoyo técnico y la capacidad de desarrollo de los Estados Unidos, para nosotros forjar nuestro propio desarrollo y salir de la condición de países pobres. A su turno, Estados Unidos necesita de nosotros por nuestra producción minera y agrícola y por ser mercados de colocación para su respectiva producción industrial.

Desde hace ya cerca de un siglo, Haya de la Torre se enfrentó al infantilismo izquierdista, que reclamaba una lucha abierta y sanguinaria contra el poderío de los Estados Unidos. Aplicando su teoría político filosófica del “espacio-tiempo-histórico”, sostuvo que las naciones americanas en desarrollo se hallaban en un momento tal que necesitaban de los recursos y los avances de las grandes naciones del primer mundo, especialmente Estados Unidos. En varias charlas y conferencias lo escuché explicar a sus auditorios que necesitábamos aprovechar los aspectos buenos y positivos del imperialismo y, obviamente, rechazar los malos y dañinos.

Siguiendo el pensamiento dialéctico del gran filósofo alemán Hegel –que también fue utilizado, a su manera, por Carlos Marx- Haya de la Torre afirmaba que los países en vías de desarrollo no habíamos alcanzado la evolución y los niveles de las naciones ricas y que, por lo mismo, debíamos acelerar nuestro tránsito hacia tales niveles mediante una racional utilización de la ayuda y los recursos materiales y económicos de aquellas colectividades. Pero su casual coincidencia con Marx en cuanto a la vertiente hegeliana empleada por ambos no permite llegar al exceso de sostener que Haya de la Torre fue marxista, como lo han afirmado y lo siguen afirmando algunos apresurados observadores, que hablan del pensamiento de Haya de la Torre sin haber leído las obras de Haya de la Torre.

A Víctor Raúl lo conocí en julio de 1962, cuando el Jurado Nacional de Elecciones acababa de dar los resultados oficiales de las elecciones de ese año, que dieron una apretada victoria al fundador del Apra. Tan apretada fue, que no llegó a alcanzar el tercio de los votos válidos que, según la Constitución vigente, era necesario para que el candidato ganador sea proclamado Presidente de la República. Entonces vinieron días complicados y difíciles que terminaron con el cuartelazo encabezado por Ricardo Pérez Godoy, que anuló las elecciones y convocó para nuevos comicios, que se realizaron en 1963.

Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2017 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all