lunes, febrero 29, 2016

Haya de la Torre y el 2016

Enrique Valderrama 280 x 230
Haya de la Torre es el peruano más ilustre del Siglo XX, ideólogo visionario, inspirador continental, organizador incansable, filósofo adelantado y líder responsable, nunca detentó la Presidencia de la República en Perú –el Ejército se lo impidió en más de una vez, la mayoría de ellas en alianza con la derecha ultraconservadora-, pero su lucha y su impulso motivan aun hoy, 121 años después de su nacimiento y 36 después de su muerte, a nuevas juventudes a prepararse para defender sus postulados, que se podrían resumir desde lo conceptual en “pan con libertad” y en la ejecución en “pensamiento en acción”, como muy bien también se definen otros movimientos democrático-sociales en América Latina como el PRI, aunque a decir verdad el aprismo siempre inspiró mayor fe y mística en sus adeptos que sus pares en Latinoamérica; incluso en las épocas aurorales podríamos calificar a esta fe casi como de intensidades religiosas.

El Apra fue la máxima obra de Haya de la Torre, una voluntad integracionista en el continente, cuya mejor expresión nacional fue el PAP, un partido político de profundas raíces populares, que bajo la idea de Frente único agrupó a los estudiantes, obreros, campesinos y clases medias para luchar por el desarrollo e independencia económica de su patria y la erradicación de la pobreza en la misma. Por esto Haya fue perseguido gran parte de su vida, pero su visión y legado afincado en el aprismo sigue hoy en pie, firme y sólido, con dos gobiernos encima y con la posibilidad de llegar a un tercero en compañía del PPC y VP.

El Apra histórica bajo el impulso de Haya le enseñaron al Perú y al continente en 1931 por primera vez que era un plan de gobierno estructurado y coherente. Uno de los puntos fundamentales que impulsó el viejo león en su concepción de Estado Antiimperialista fue la meritocracia, que es la expresión más claramente opuesta al aventurerismo y a la improvisación y premia la preparación y la especialización; la gestión pública y el conocimiento del Estado.

Esa forma de entender la política que les hace mucha falta a algunos hoy que por creer que tienen plata como cancha –suya o de otros- deben regentar el poder en el Perú sin tener mayores capacidades. Líderes de franquicias que se hacen pasar por Partidos, actores políticos equivocados y arribistas que creen que la política se basa en el marketing y en el engaño, en lo cosmético y banal. Organizaciones fantasmas que van tras las arcas de Estado y no hacia la auténtica transformación, a la revolución social de eliminación total de la pobreza y la consolidación de la clase media.

Por ello, el ejemplo y prédica de Haya está más vigente que nunca. En una manifestación gigantesca de decenas de miles de peruanos el pasado viernes el político trujillano fue recordado en el “Mitin de la Fraternidad”, encabezado por Alan García, dos veces Presidente, discípulo y alumno de Haya, el candidato a la Presidencia por la Alianza Popular del cual el Apra es parte.

La Alianza Popular es una alianza institucional y programática, que busca solucionar el drama cotidiano y popular de los peruanos en lo que se refiere a acceso a la propiedad, vivienda, trabajo decente, salud, educación, etc. La respuesta desde la política al aventurerismo electoral de incierto financiamiento o a la posibilidad de darle paso a la inexperiencia o improvisación que solo traerían al Perú retraso y estancamiento. Una Alianza que en 2016 va en la línea del aprismo enarbolado por Haya.

(*) Coordinador del Centro para la Democracia Social
Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2016 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all