sábado, septiembre 28, 2019

PENSANDO SOBRE EL XXV CONGRESO DEL PARTIDO APRISTA PERUANO

Por Abraham Fudrini
Suiza, 26 de setiembre de 2019.

Si el objetivo fuera alcanzar unidad y fortaleza contra la corrupción, sería necesario elegir dirigentes sanos, nuevos (de todas las generaciones apristas), que vean a la sociedad peruana como la depositaria única del bien común. Pero nuestra desgracia de permanecer en esta misma crisis que desgasta el espíritu aprista aún fuerte en mucho de nosotros, es que el PAP tiene una estructura obsoleta que no funciona sino que supervive por el rico y actual pensamiento de Víctor Raúl Haya de la Torre.
Esa estructuración obsoleta continúa produciendo un Jefe (hoy ausente) jefes de segundo mando  jefecitos, dirigentes de bases sociales y sindicales y , agregada, una pequeñísima porción del pueblo (poder de los poderes), distinta a población o a grupos minoritarios que tiene por oficio movilizarse en las calles.
Esta estructuración al haberse convertido en obsoleta empezó a corromperse con el tiempo bajo el sistema de delegados agrupados siempre alrededor de alguien encima de ellos,. la mayoría siempre facilitados y comprometidos para ocasiones de grandes eventos partidarios, son expertos en la repetición de trozos del pensamiento de Víctor Raúl Haya de la Torre, en fin burocracia que pretende permanecer siempre, si no ellos directamente, si operan para que sean elegidos sus representantes, aliados o testaferros políticos.
Ayer en un mensaje escrito desde aquí en Suiza, dije que el voto preferencial es pernicioso para elegir a los congresistas, pero que dentro del PAP podría ser positivo ya que saldrían elegidos apristas de diferentes listas y así se debilitaría las argollas y produciría una mejor  distribución del poder dentro del PAP, sin embargo no dejaría de ser solo un paliativo político.
Algunos dicen o desean que después de elegirse todos somos "hermanos", considero que eso no sucederá, que muchos apristas quedarán insatisfechos y que las contradicciones personales o de grupo se mantendrán a pesar que no son contradicciones ideológicas. En la ideología no hay división, la gran mayoría la han aprendido a trozos y la repiten como orrnamenta de sus discursos repetitivos. Ninguno aportará casi nada, solo aprobarán unos cambios en la estructura del PAP como desaparecer la Presidencia del PAP, crear otra Secretaría Nacional, reformar el Estatuto del PAP y otras propuestas que cualquier aprista ya las sabe.
Finalmente creo que si antes protesté de que me hayan desaparecido del Padrón de Militantes por mi interés en mantener todos mis derechos partidarios, sin embargo hoy no me preocupa tanto porque pienso que el XXV Congreso del PAP no cambiará nada de fondo y que solo servirá para que uno, dos y quizás tres argollas dominen juntas con mayor o menor peso político al PAP.
Como el objetivo debe ser la unidad y fortaleza contra la corrupción y siendo consciente de la realidad partidaria que es casi imposible transformarla con los mismos de siempre que no han logrado siquiera resolver el problema de la ilegalidad impuesta por resolución del Jurado Nacional de Elecciones, no apoyaré a casi ningún postulante al Comité Ejecutivo del PAP.
Ojalá me equivoque.


Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2020 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all