lunes, julio 10, 2006

Valle Riestra: “Propongo restaurar el Senado”También propone que se restaure la Carta del 79 insertando capítulo ecónomico de la del 93

El restablecimiento de la Constitución de 1979 y la incorporación de los aspectos positivos de la Carta Política de 1993, es la propuesta del congresista electo Javier Valle Riestra (PAP), quien advierte que si no retornamos al sistema bicameral el país corre el riesgo de caer en la anarquía.

–¿Es posible restablecer la vigencia de la Constitución de 1979?
Es absolutamente viable porque la Constitución firmada por Haya de la Torre tiene el artículo 307, una norma tomada de la Constitución mexicana de Querétaro (1917) que dispone que cualquier persona investida o no de autoridad puede y debe restaurar la Constitución.
¿Y quiénes son esas personas?
El Presidente de la República, el Parlamento. El gobierno que se inicia el próximo 28 de julio puede y debe hacer aquello que no hicieron los gobiernos de Valentín Paniagua y Alejandro Toledo: restaurar la vigencia de la Carta de 1979, porque estamos investidos de facultades constituyentes. Y el primer paso lo puede dar Alan García el mismo 28 de julio.
–¿Qué inconvenientes se plantean?
Hay una serie de vacíos que deben ser cubiertos. Los congresistas, en ejercicio no sólo de poderes constituyentes sino de nuestros poderes instituyentes, podemos señalar un régimen de transición en cuya virtud se mantiene intacto el Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo, el Consejo Nacional de la Magistratura y otras instituciones. El camino fue señalado en una sentencia del Tribunal Constitucional que planteó tres alternativas y una de ellas era restaurar la vigencia de la Constitución de 1979. Lo fundamental es que se respeten las instituciones existentes, que son similares a las establecidas en la Carta de 1979.
–¿No se pone en tela de juicio el proceso desarrollado desde 1993?
Los hechos acontecidos durante la vigencia de la Carta de 1993 se respetan: las elecciones generales del 2001, los tratados internacionales de límites y derechos humanos celebrados por el país, los compromisos económicos, etc. No habría lugar para el caos y no es novedad.
a
Sólo se opondría el fujimorismo
–¿Cree que las fuerzas políticas representadas en el próximo Congreso apoyarán su propuesta?
El APRA, por historia, debe respaldar la restauración porque es autora de la Carta de 1979. UPP sostuvo a lo largo de la campaña electoral la necesidad de restablecer la vigencia de la Constitución de 1979. Hasta aquí tenemos mayoría.
¿Quiénes se opondrían?
Quizá los fujimoristas por razones sentimentales, pero son minoría. Los parlamentarios del PPC no tienen razones para oponerse porque Luis Bedoya Reyes fue uno de los constituyentes de 1979. Recordemos que se trata de incorporar cláusulas positivas de la Carta Política de 1993 a la Constitución de 1979 y no al revés.
–Un tema aparte es el capítulo económico de la Carta de 1993, que en algunos aspectos mejora la propuesta de 1979. ¿Qué hacer en ese caso?
Este es un tema que preocupa mucho. Considero que al declararse la restauración de la Constitución de 1979 deberá precisarse que las disposiciones en materia económica de la Carta de 1993 siguen vigentes. El Congreso podría disponer, posteriormente, en ejercicio de sus facultades constituyentes que el capítulo económico de la Carta de 1993 se inserta en la Constitución de 1979. Una cláusula muy importante que debe ser incluida es la referida a los contratos
–ley, para evitar que políticos irresponsables puedan en algún momento cuestionar la validez de contratos que son ley entre las partes.
a
Bicameralidad
–¿Cómo retornar a la bicameralidad?
La mayor parte de los países latinoamericanos tiene un sistema bicameral y el Perú no era la excepción. Propongo restaurar el Senado de la República que se encontraba en funciones el 5 de abril de 1992 y que no concluyó su mandato. Las curules de los senadores que han fallecido (Luis Alberto Sánchez, Guillermo Larco Cox, Manuel Ulloa Elías, Jorge del Prado, etc.) podrán ser cubiertas con los accesitarios. Ese Senado debería desempeñar sus funciones ad honorem, en concordancia con la austeridad que se reclama a los parlamentarios. El actual Congreso funcionaría como Cámara de Diputados y el Senado restaurado sería el punto de partida para un futuro Senado con nuevas reglas. El bicameralismo es importante porque este Congreso, tal como está estructurado, va a entrar en un franco entredicho con la Nación y la opinión pública y eso va a significar un caos institucional. (IP)
Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2017 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all