domingo, mayo 04, 2008

¡AQUÍ ESTAMOS!

Por: Germán Luna Segura

Uno de los hechos que más llama la atención es la forma como cierta prensa sangrienta nos salta al cuello cada vez que presume que un error sale a flote. Es como saciar una voluntad superior de venganza expresada en ese deseo malsano y cada vez menos oculto de que las cosas fracasen por el sólo hecho de poder enrostrárnoslo en la cara.

Aún cuando no resulta tan inteligente actuar así en un país donde la exclusión y la pobreza son casi una constante, tampoco es justo en medio de los esfuerzos que realizamos los peruanos para salir adelante que se imponga la cultura del “palo encebado”, costumbre esa por la cual, nada de lo que se hace es bueno, llegando al extremo, en esa maléfica constante, que es preferible “no hacer nada” para que los problemas beneficien a quienes, como los buitres, sólo viven de los despojos.

Un ejemplo palpable de lo que decimos es el tratamiento mediático que se le da a los famosos “destapes” de cierta prensa, que tras el escándalo, cubre luego de silencio las investigaciones, sobre todo, si establecen que las responsabilidades terminan apuntando a personajes nombrados en gestiones anteriores de gobierno, de tal suerte que, si no hay apristas en la denuncia, la noticia simplemente “no va más”.

A colación viene la conducta de los “respetadísimos” funcionarios independientes, esos con reconocidos “perfiles” profesionales, los más altos estándares técnico-profesionales y una “enorme voluntad” para quedarse en los cargos al amparo de una democracia que para ellos sólo tiene sabor a 14 ó 16 remuneraciones anuales y la suma de gollerías que sacian su pequeñez patriótica, y de cuyos errores y corruptelas se pretende que el aprismo pague la factura.

¿Es este un ataque a todos los que han permanecido en los cargos públicos después del triunfo del aprismo en los últimos comicios? De ninguna manera. Que nadie se sienta aludido. Hay peruanos honestísimos cuyo concurso nos enorgullece y alienta. Esta es mas bien, una crítica por quienes impusieron la exigencia de “convenientes perfiles” como pretendida garantía de probidad y profesionalismo, frente a lo que ahora deberían guardar discreto silencio, al comprobar que lo que da la competencia y permite el éxito de la gestión, no sólo son los títulos que se pueden exhibir -que son necesarios-, sino el compromiso con el proyecto del gobernante que es el componente adicional de la hoja de vida que permitirá saber si el hombre que ejerce la función pública no sólo mira al mismo horizonte, si est á dispuesto a involucrase de veras en los planes y proyectos que se realizan y por los que el pueblo votó, o resulta siendo un quinta-columna que conspira permanentemente contra el gobierno desde el Estado, amparado en una especie de “estabilidad laboral” que se le niega a los trabajadores en general, pero que algunos tránsfugas parecieran haber conseguido para si mismos amoralmente.

Por eso es que una de las cosas en las que venimos insistiendo, es que es tan malo copar al Estado saciando los apetitos de militantes insatisfechos, como mantener en exceso ese puritanismo político que ha permitido que sigan manteniéndose “técnicos” que a la luz de la realidad, no son tan competentes como la propaganda neoliberal los presentaba.

Tal vez ha llegado el momento de incidir en la supervisión más cercana del trabajo en las empresas públicas, tal vez sea necesario que sigamos siendo, con la severidad que nos impele nuestra organización política, esa “conciencia crítica” que señale el rumbo, pero que también aporte cuadros capaces de asumir los roles para los que se prepararon nuestros militantes en el marco del compromiso social que no exhiben algunos de los que ocupan espacios en el Estado por décadas.

Acompañemos ya el éxito de las tareas del gobierno en el plano económico y social para ser parte del despegue del país y la conquista de la justicia social.

Impulsemos una dosis extraordinaria de nacionalismo y más de transparencia con nuestro concurso para comprobar que la incompetencia no tiene carné partidario pero si nombres y apellidos. Dejemos que las masas, el pueblo organizado y el partido de Haya de la Torre espontáneamente se movilicen para decirle al gobierno y a nuestro presidente que aquí estamos, sin pretensiones, pero listos y comprometidos absolutamente con su trabajo.
Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2017 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all