domingo, mayo 04, 2008

Sobre la Educacion. Parte II

Por: Alan García Perez

Durante la campaña electoral señalamos que hace apenas algunos años, cuando quienes estudiábamos en colegios públicos teníamos clases mañana y tarde, e inclusive los sábados, el número de horas y de contenidos impartidos y de tiempo de reflexión y diálogo era mucho mayor.

Hoy ofrecemos a nuestros hijos una media educación; una educación de cuatro a cinco horas efectivas no es una educación verdadera. Creemos que al mismo tiempo que se mejoran esas cuatro o cinco horas existentes debemos caminar con paso firme a la ampliación del horario escolar, hasta volver en Olguín momento a la jornada completa que es el derecho que tienen los estudiantes y las familias.

Debemos ampliar y mejorar los contenidos, identificando qué problemas existen en comprensión de lectura, en aprender a aprehender y en razonamiento matemático, pero también dar a nuestra educación los instrumentos para solucionar en el joven –más allá de la información sobre datos científicos o históricos-, las gravísimas contradicciones y deficiencias en su identidad, en su formación psicosexual, en su necesidad de saber resolver los conflictos.

Estoy seguro que en este tema la educación puede brindar un enorme servicio a nuestra sociedad, ahora que nos asalta la violencia y que todo pareciera resolverse siempre en la competencia ente los más fuertes y, por cierto, en dejar de lado a los más débiles. Necesitamos involucrar a toda la sociedad. Cuando hablamos de educación no sólo hablamos del ministerio, de los maestros, de los educandos o de los jóvenes; también hablamos de las familias.

El deber de toda la familia del Perú es interesarse dos o tres veces más en la educación de sus hijos. Abandonar al niño en la puerta del colegio para cuatro horas de estancia y permanencia es una seudo educación. La educación debe ser complementada por las familias, que deben capacitarse, que deben interesarse por la forma en la cual medir los avances de sus hijos, en la cual medir su capacidad reflexiva y de lectura. En eso la familia es componente central del proyecto educativo, pero también lo son nuestros municipios y nuestros gobiernos regionales.

El camino de la transformación del Perú es la descentralización y descentralizar significa, como en muchos países ya se ha cumplido, que la educación primaria comience a ser responsabilidad de los gobiernos locales.

Los que son amigos de decir que nada sirve, ni una hora más de aprendizaje ni la lucha contra el analfabetismo, dicen también que poco o nada se logra descentralizando la educación, pero eso forma parte de la gran transformación educativa.
Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2017 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all