jueves, enero 22, 2009

Crisis no tan terminal

Por el c. Mauricio Mulder
Secretario General del P.A.P.
Congresista

Acaecido el crack de 1929 en Wall Street, Josif Stalin, que estaba todavía en pleno proceso de acumulación de poder eliminando físicamente a todos sus opositores de la vieja guardia bolchevique, encargó a un grupo de economistas del Partido Comunista encabezados por Nicolai Kondrantiev un análisis que diera sustento a la tesis del fin del capitalismo y la del triunfo definitivo del comunismo que él encarnaba y que lo ponía en la cumbre del mundo. Kondrantiev, analizando los ciclos largos de la economía desde 1814, encontró que el sistema iría a recuperarse tarde o temprano, abriendo nuevas explosiones expansivas basadas en el impulso a la tecnología y la renovación industrial. 

Fuera de que el desdichado economista ruso terminara fulminado en una purga, lo cierto es que el advenimiento oportuno de Franklin Delano Roosevelt y el sustento teórico de John Maynard Keynes llevaron a que en los siguientes 20 años el capitalismo norteamericano recuperara primacía e iniciara un nuevo periodo de consolidación y crecimiento, para a su vez resistir otras dos o tres crisis adicionales en los siguientes 50 años.

Hoy estamos nuevamente en un periodo de crisis grave del capitalismo. Y por lo tanto, estaremos frente a un esquema emergente de heterodoxia político-económica, que como en los años treinta encuentra coincidencia con el calendario político, al tener como principal impulso al señor Barack Hussein Obama como Presidente de EE.UU. La política es esencialmente estar en el lugar preciso en el momento justo. Obama no podía haber llegado en un instante distinto y dependerá mucho de él para que el sistema se recupere sin menoscabo social. 

Porque he ahí el gran dilema. Toda propuesta económica basada en simplemente reducir gastos para equilibrar balanzas de pagos aminorando los déficits sólo genera pobres. Un economista ortodoxo puede proponer medidas de esa índole, pero no un político. De manera que lo que queda por delante son momentos históricos en los cuales se diferenciarán los que creen que las cosas se resuelven solas de los que creen que las sociedades se construyen con decisiones políticas concretas emanadas de personas que han sido elegidas por los demás para que en nombre de ellas asuman la responsabilidad de tomar decisiones personales.

De ello depende. Lo injusto de todo esto es que una persona que es elegida sólo por los norteamericanos termine tomando decisiones que afectan a los que somos ciudadanos del resto del mundo. Así como es injusto también que la farra irresponsable del neoliberalismo republicano de los Bush, heredero directo del laissez faire de Ronald Reagan, haya terminado en la actual crisis, que afecta a países como el nuestro, que nada tienen que ver con esos incapaces que dejaron volar las hipotecas, que se levantaban los capitales de las principales empresas fijándose "bonos" de US$200 millones, y terminaron construyendo descomunales pirámides que hoy todos en el mundo pagamos. 

Es la degradación del imperialismo que ojalá lleve a que desde estas tierras aprendamos la lección, pero de allí a suponer que estamos en una fase "terminal" también hay mucha distancia.
Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2020 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all