lunes, septiembre 05, 2011

Mercedes Aráoz participó en el Ejecutivo aprista durante 4 años y medio. Tras su frustrada candidatura, retomó sus actividades académicas.
Fue ministra en el Gabinete Simon, pero dice que él no es su amigo y no lo entiende.

Por Patricia Kadena
Fuente: Diario PERU21

Mercedes Aráoz afirma que el mensaje del premier Salomón Lerner ha generado un poco más de confianza, pero dice que todavía hay dudas sobre lo que el Gobierno quiere hacer en el ámbito de la actividad empresarial.

¿El discurso del premier en el Congreso ha ayudado a disminuir la desconfianza del sector empresarial?
Ha generado un poquito más de calma porque no ha planteado cambios radicales de política ni regresos a la Constitución del ‘79. Hay algunas cosas que pueden confundir, como el tema de la intervención del Estado. Ahora, me parece bien su intervención en la profundización de varias de las políticas públicas que ya se habían iniciado antes; también han logrado –no hay que negarles el éxito– un avance en el aporte minero.

Negociaron mejor que el Apra.
No digo que mejor. Creo que las circunstancias son totalmente diferentes. Los precios son 3.5, 4 veces más altos ahora de lo que fueron antes, y no cabe duda de que hay lecciones aprendidas de la negociación anterior sobre el aporte voluntario.

¿Le queda claro qué quiere hacer el Gobierno en el ámbito de la participación del Estado en la actividad empresarial?
No, queda todavía mucha duda de qué es exactamente lo que quiere porque, una cosa es lo que dice el ministro de Economía, que las empresas puedan levantar fondos a través de la Bolsa de Valores, con un mejor gobierno corporativo; pero hay otros voceros que hablan de una intervención directa de las empresas para regular precios. Por ejemplo, el caso de Petroperú interviniendo en el tema del gas. No entiendo el juego ahí, quién va a asumir el costo del flete.

Han hablado de repotenciar Enapu.
¿Qué significa eso? ¿Están hablando de volver a la ley para que Enapu maneje otra vez los puertos que acabamos de concesionar y que nos dan una competitividad para tener menores costos para nuestra importación y exportación? ¿Cuál va a ser el rol de Enapu?

¿Temas como los de Enapu, la línea aérea de bandera, son rezagos del plan original de Gana Perú?
Sí, sí, todavía hay mucho de velasquismo en ese discurso, ¿no? Yo no entiendo el objetivo de la línea aérea. Por ejemplo, quieren traer líneas aéreas para que seamos un hub, y nosotros hemos estado en esa política también. Se trajo a Air France, ha habido toda una voluntad de conquistar a las empresas asiáticas para que venga a nuestra región, que es difícil, cara, con poco movimiento de personas. Hay que potenciar ese flujo de ida y vuelta para que no haya flete falso y esas cosas, pero para eso no necesitas una línea aérea de bandera.

¿Y qué significa una línea aérea de bandera?
Para mí significa una línea aérea estatal. Ahora dicen: vamos a jugar a una línea aérea para que atienda a las zonas que no se llega a atender –hablan de TANS, pero TANS no atendía zonas donde había necesidades; estaban en Cusco, Trujillo–, y para eso se pueden dar otros mecanismos. En el Mincetur hicimos un estudio para apoyar la creación de un fondo concursable, en el cual se da el financiamiento para el inicio, para generar la entrada de una línea aérea que cubra, no a 400 personas al día, sino probablemente a 60 o 100. Eso no significa que haya una línea aérea pública, es un incentivo para que el sector privado entre donde no está porque no hay la rentabilidad.

Vamos a tener ministerios de Inclusión Social y de Ciencia y Tecnología. Con este esquema ¿cómo quedaría el Ministerio de la Producción?
A mí me parece que el Ministerio de la Producción debería ser el Ministerio de la Competitividad, y debería tener el rol de manejar esa visión transversal de la competitividad y tener a Ciencia y Tecnología dentro de su esquema. Si lo dejamos como un ministerio solo, va a ser un ministerio chiquito, bastante abandonado. Hacer un nuevo ministerio es innecesario.

¿Le parece bien que el Congreso completo se desplace hasta Ica?
Suena a populismo. Ahí hay un tema que se debería trabajar diferente. Yo sí creo que puede haber una legislación para que los congresistas puedan ser elegidos realmente como congresistas de nuestras regiones y pedirles que rindan cuentas (...) Ahora, ellos no tienen capacidad de gasto y muchos de los pedidos van a ser cosas para que gasten. Estoy de acuerdo con que los congresistas viajen, pero ¿una sesión del Pleno? No la tengo clara.

¿Después de su experiencia como candidata presidencial del Apra se animaría a postular otra vez?
Es muy difícil hablar de eso. Creo que hay que estructurar esas cosas con mucha calma. Hay que fortalecer a los partidos políticos; tenemos una crisis de partidos y hablar de candidatos caudillos no es lo correcto.

¿“Jorge del Castillo”, premier era el mismo Jorge del Castillo candidato?
Probablemente encontré a dos personas diferentes. No entendí su visión, él no me entendió a mí, y ahí hubo, probablemente, esa fuerte discrepancia. No podía entender una visión tan personalista. No, no quisiera calificar. Estábamos jugando partidos diferentes y, de repente, porque no pusimos reglas claras de ese juego.

¿Se siente responsable de que el Apra tenga solo cuatro congresistas?
No, porque esa fue una decisión de ellos, de cómo establecer su candidatura. Creo que varios de ellos estaban descontentos, hubieran querido que no renuncie.

¿“Yehude Simon”, es su amigo?
No. Nunca lo había sido antes ni después. Lo que pasa es que no lo entiendo. Cuando él llegó, me alegró mucho que fuera el primer ministro, y quisimos colaborar, pero él tiene su estilo de gestión, no trabajaba con sus ministros.

Y la responsabilizó por el ‘Baguazo’.
Y creo que fue muy injusto, porque yo no tenía ninguna responsabilidad.

Era su premier, su jefe.
¡Y nunca me permitió participar! Acá hay un tema que resolver, le digo; hay un compromiso que tenemos que cumplir, el tema de la Ley Forestal era un compromiso (...), pero el que tuvo la responsabilidad directa de las negociaciones era él, y las decisiones en materia policial no tenía nada que ver.

¿Se sintió traicionada?
Claro, porque si no le gustaba mi trabajo me hubiera dicho, señora ministra, retírese, y yo hubiera puesto mi carta de renuncia. Me sorprendió su actitud. Yo he planteado que había que respetar el tema de los compromisos que teníamos con EE.UU., porque sí era una espada de Damocles, pero no porque se iba a caer el TLC, yo nunca dije esa frase, sino porque no estábamos en el cumplimiento de compromisos internacionales y que implicaba tener cuidado.

¿A qué se dedica ahora?
Estoy estudiando temas de filosofía, estoy apoyando temas que me interesan de desarrollo social.

¿Y cómo va el noviazgo?
No, ya no hay noviazgo.

¿La política es la culpable de esa situación?
No, no. Se acabó simplemente.
Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2017 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all