viernes, febrero 20, 2015

"Por el fujimorato, hoy muy pocos jóvenes están interesados en política"

Alan García Nores habla sobre Pichanaki, el desencanto de los jóvenes por la política y sus propias expectativas.


Alan García Nores es abogado, nacido hace 27 años en Lima, durante el primer gobierno de su padre. En el 2010 obtuvo el grado de bachiller y licenciado en derecho por la Universidad de Lima y luego fue becado por la Universidad de Nueva York y de la Universidad Nacional de Singapur, en las que obtuvo el grado de magíster en derecho corporativo y servicios financieros. Después de culminar sus estudios, ejerció el derecho en un importante estudio de Nueva York antes de regresar a Lima para integrarse al estudio Payet, Rey, Cauvi, Pérez Abogados.

¿Cómo ves el caso Pluspetrol y el conflicto en Pichanaki?Image title

 El conflicto en Pichanaki es el resultado de varios meses de reclamos ignorados por el Estado. Ha llegado a oídos de los medios en Lima hace pocos días pero, como indica Santiago Pedraglio en su última columna, fue alertado por la Defensoría del Pueblo en agosto del año pasado. Es decir —con la excepción de un inconcluso intento de diálogo en septiembre del año pasado—, durante seis meses se ha permitido que se radicalicen los reclamos hasta el punto de declararse el paro indefinido.

¿Qué falló?

Es lamentable que se tuviera que esperar a que ocurra una muerte para que lleguen a la zona las autoridades del gobierno central. Este gobierno tiene el mayor gasto en inteligencia desde el cambio de siglo pero, como se ha visto en las últimas semanas, la inteligencia del estado es descubierta siguiendo a periodistas y líderes de oposición y claramente no está enfocada en ubicar los conflictos sociales y a prevenir su escalamiento.

¿Crees que la protesta contra Pluspetrol esté justificada?

Escuchando los reclamos que motivan el paro, pienso que el conflicto tiene origen en la desinformación sobre las actividades concretas de Pluspetrol y en la desconfianza de la población local en que en el futuro se cumpla con la regulación ambiental y que la explotación del lote petrolero tenga un impacto positivo en la zona. En otras palabras, si bien hasta hoy sólo ha habido exploración, la población espera solo lo peor de la compañía en el futuro.

¿Qué te ha parecido la solución a la que ha llegado el gobierno?

La falta de diálogo y de presencia por parte del gobierno han permitido la radicalización de los reclamos. La falta de manejo político del ministro de Energía y Minas lo ha acorralado hasta el punto de que ha concluido que la única salida posible era la de prometer el retiro definitivo e inmediato de Pluspetrol. Es cierto que ordenar el retiro de Pluspetrol termina con la situación de crisis en el mismo día, pero una vez más el gobierno no ha actuado con una visión responsable sobre el futuro y, una vez más también, ha afectado la confianza de empresarios locales y extranjeros en el cumplimiento de la Ley en nuestro país.

Entonces, ¿crees que el Estado renunció a sus funciones de imponer la ley y cedió a la presión de quienes combaten la inversión privada en la minería o hidrocarburos?

El gobierno de turno ya ha demostrado en el pasado que es capaz de perder las más grandes oportunidades de inversión por presión social. No es ninguna sorpresa lo que se ha calificado como rezagos de la Gran Transformación. En los cinco años del gobierno anterior, los que dirigen ahora el gobierno eran justamente los que incitaban las protestas contra explotaciones mineras y petroleras, entre otras. El discurso formal habrá cambiado pero vemos que los que ocupan los más altos cargos no están convencidos de la utilidad de la inversión del sector privado y en cada oportunidad han dejado de hacer cumplir la Ley ante la presión social.

¿Cuánto crees que afecte esto la credibilidad del Perú en el extranjero?

Estos vaivenes y cambios de posición del gobierno en su relación con el sector privado son los que hacen tambalear la imagen internacional del Perú; y que les guste o no, el Perú no va a crecer únicamente con capitales locales, si queremos lograr alcanzar altos niveles de desarrollo necesitamos la llegada de capitales internacionales que prefieran el Perú a otros países vecinos donde no se dan las condiciones para invertir.

¿Crees que Pichanaki va a estar mejor ahora que se ha retirado Pluspetrol?

Esta semana ha muerto un poblador y se ha expulsado a una empresa extranjera. En Pichanaki no ha ganado nadie: ni los pobladores que pierden oportunidades de desarrollo, ni el gobierno que pierde confianza, ni el Perú que pierde atractivo de inversión. En Pichanaki hemos perdido todos los peruanos.

¿Cómo deben relacionarse las empresas de estos rubros con las comunidades donde las primeras realizan sus operaciones?

Especialmente después de lo ocurrido en Conga y la posición continua de este gobierno, las empresas privadas que extraen minerales o hidrocarburos están más conscientes que nunca de la importancia de su relación con las comunidades locales. Deben dedicar esfuerzos a informar, convencer y obtener la licencia social en sus zonas de operación. Las empresas privadas son las más informadas sobre los posibles conflictos y sobre la percepción de los pobladores de la zona. Es cierto que todo ello genera costos adicionales pero son costos que muchas empresas ya han asumido en sus operaciones.

A los 27 años de edad, ¿cómo crees que ve tu generación el ejercicio de la política? ¿Debe ser siempre un escenario de confrontación o de confluencias?

Mi generación creció durante el gobierno de Alberto Fujimori, quién dedicó mucho tiempo y dinero a atacar y desprestigiar a las instituciones democráticas, principalmente a los partidos políticos que no pudo disolver con la facilidad con la que disolvió o cerró otros poderes del Estado.

¿Crees que Fujimori es el responsable del desprestigio de la política?

Como resultado del fujimorato, son muy pocos los jóvenes de mi generación que están interesados y menos aún los que están dispuestos a dedicarse a la política. Estoy confiado en que con el paso del tiempo la percepción de la sociedad sobre la política va a mejorar, pero eso dependerá del ejemplo que muestren los partidos.

¿Por qué la política en el Perú es más de confrontación que de confluencias?

Es cierto que la confrontación constante entre actores políticos afecta la percepción que se tiene sobre la misma y desalienta a los jóvenes; pero la confrontación es innata a la política porque la política es la expresión todos los sectores de la sociedad, y cada sector de la sociedad tiene una percepción o un interés diferente, a veces alineado y a veces opuesto. Lo que tiene que cambiar es que la confrontación se haga siempre con tolerancia y respeto.

¿Crees que las opciones políticas se fraccionan entre derecha, centro e izquierda?

El fraccionamiento radical de la política es una idea del siglo pasado. Hoy la política es cada vez más pragmática y cada vez menos vinculada a doctrinas invariables. La velocidad de los cambios en la tecnología, la velocidad de producción y sobre todo la velocidad de transmisión de información han generado un mundo de constantes cambios en el que todas las fuerzas políticas deben adaptarse constantemente, haciendo cada vez más difícil encasillar a un partido como de izquierda, de centro o de derecha.

¿Entonces crees que en el Perú los partidos no se han adaptado a los cambios para sobrevivir?

Esta fuerza de cambio que mencioné es la que ha impulsado la modernización del APRA (que es el ejemplo de un partido que ha sabido adaptarse al cambio del Perú y del mundo); pero es también la que motiva en cada elección la aparición y desaparición de cientos de agrupaciones políticas en el país que son más vehículos electorales que partidos.

¿Qué te suscita escuchar al presidente Ollanta Humala cuando habla del "Estado panzón" o llama "cloaca" al fujimorismo?

Ese es un ejemplo de las faltas de respeto que alejan a los jóvenes de la política y generan un escenario de confrontación sin fundamento. Esos ataques no tienen ningún trasfondo político ni caben en la discusión de la problemática nacional y solo reflejan la falta de rumbo y la falta de capacidad de manejo político del actual gobierno.

¿Qué deben priorizar los gobiernos en la atención a los índices de desarrollo humano? ¿Por dónde empezar?

 La educación tiene que ser siempre la meta en el largo plazo. La educación es la inversión en el capital humano que es el recurso más importante que tiene el Perú. Lamentablemente, la reforma educativa que se inició en el gobierno pasado y que se basaba en mejorar el nivel de los maestros fue dejada sin efecto y el actual gobierno no ha dado ningún paso hacia adelante en este sector.

¿Entonces, cuál es el factor de éxito para la reforma de la educación?

La reforma de la educación tiene que ser el más importante consenso entre las fuerzas políticas, porque va a ser el cambio que tardará más en notarse. Lo esencial es que debe existir continuidad para lograrlo.

En general, has manifestado una visión crítica del primer gobierno de tu padre. ¿Consideras que el segundo -—que gana el consenso de haber sido mucho mejor— tuvo, sin embargo, algún aspecto cuestionable?

El segundo gobierno aprista tuvo un crecimiento promedio de 7% anual sin perjuicio de haber sufrido la peor crisis económica mundial desde 1929. La inversión privada, las exportaciones y las reservas del país rompieron récords históricos. El Perú estuvo entre los países de mayor crecimiento del mundo en esos años.

¿Pudo hacerse algo que faltó o evitarse algo que ocurrió?

Un aspecto que aun hoy debe mejorarse es el trabajo de informar y concientizar a la población sobre los beneficios del crecimiento económico y del ingreso de capitales extranjeros, y de cómo aprovecharlos para el desarrollo de sus comunidades y de sus negocios.

¿Cómo debe ser un partido del siglo XXI para el Perú?

Los partidos políticos deben ser ambientes de discusión en los que políticos y no políticos intercambien ideas sobre la problemática nacional y de los que surjan propuestas concretas para el desarrollo del país. Con ese rol, los partidos deben ser vehículos de representación y comunicación de la problemática nacional y de las propuestas de cambio. Deben saber aprovechar todo lo que venga de fuera y no limitarse a las ideas que surjan del mismo partido.

¿Cuándo empezarás a involucrarte más en la actividad política? ¿Lo harás en el APRA?

 Mi participación en la vida política será sin duda con el APRA; no se me ocurriría algo diferente. Es algo que está en la sangre y siento mucho orgullo de pertenecer a la cuarta generación de apristas en mi familia.
Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2017 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all