martes, abril 28, 2015

APRISTA: TEN ORGULLO DE TU GRAN PARTIDO

Derecho a réplica…
1429961082349-aapra_urge.jpg


Una muchedumbre tras el ideal de Haya de la Torre que suscribe los deslindes y un partido que como siempre, levanta sus banderas de moral y cambio frente a la infamia.

Un conjunto de medios de comunicación presentan la noticia con una dosis adicional de interés y agraviando al partido de Haya de la Torre, vinculándolo a un suceso de corte policial.
El asunto seguiría en las páginas interiores de los diarios, sino fuera porque la familia del protagonista milita en el APRA y su padre fue candidato del aprismo a la alcaldía del populoso distrito de San Juan de Lurigancho, hecho que ahora es usado como ¡la prueba del nexo! y ¡el registro condenatorio¡ de quienes creen haber encontrado “una nueva arma letal” contra Alan García, como si el derroche y la alocada vida de uno de los hijos de Américo Oropesa condenara al partido.
¿No es conocida y usual la raigambre familiar de la militancia aprista? ¿Qué tiene esto de extraordinario? Absolutamente nada, salvo claro, que ese hecho constituya lo que necesitaban los enemigos de Alan García para sombrear su candidatura e insinuar en este caso específico, un miserable e inexistente vínculo entre política y narcotráfico.
Ya pues, no es por allí donde deben buscar y lo saben los agentes del gobierno, ya que, aunque esta “movida” no sea nueva, una serie de indicios y evidencias deberia generar la acción rápida de las autoridades, sobre todo, si en sus narices, el narcotráfico lava dinero y se prefiere "obviar" denuncias por el uso de recursos no declarados en las campañas electorales, y esos groseros signos exteriores de riqueza de funcionarios y "nuevos ricos" cuya presencia y vida social de opulencia es tan escandalosa como las fiestas de Gerald Oropesa.
Que un comentarista farandulero se sume al carnaval de ataques al APRA, es sólo la cereza de una vieja torta en la que no será posible vincular a la vieja organización popular del PAP con las drogas, quedando al descubierto la “cortina de humo” con la que pretenden "desaparecer" escándalos en los que están metidos importantes operadores del gobierno incluyendo la millonaria compra y pérdida de pañales que por cierto, se va llevando de encuentro nada menos que a ministras de este gobierno por cuyas responsabilidades tambien tendrá que responder constitucionalmente en su momento, Ollanta Humala Tasso.
Dicho esto, nadie tiene derecho a manchar la honra de los apristas que nada tienen que ver con los actos delincuenciales que se denuncian en estos días, menos, a socavar la moral de una institución que ha dado muestras públicas por décadas, de condenar a quienes actúan al margen de la ley, reiterando con Haya de la Torre la denuncia a quienes sostuvo: "han hecho de la política vil negocio culpable".
El silencio en esta hora es cómplice frente al ataque artero y, si bien es el derecho de quienes, víctimas o rehenes de sus propias culpas, sucumben ante la insania, nada lo justifica. Si hay un corrupto, que pague sus culpas y si es narcotraficante, que se le señale y vaya preso si corresponde,  pero que nadie se rasgue las vestiduras ni pretenda que nos flagelemos por un tema que tiene más de actores coqueros y faranduleros, que de políticos.
No vi mover una pestaña a quienes hoy fungen de frailes penitentes cuando debió investigarse las toneladas de droga encontradas en los almacenes de Kenyi Fujimori, ni vi al PPC señalar a Cataño cuando Lourdes Flores lo patrocinaba, menos le reconozco a lo que queda de la izquierda y los caviares, alardes moralistas cuando no pueden explicar por ejemplo las corruptelas y las “millonarias asesorías” sobre los que Susana Villarán no ha dicho absolutamente nada aún.
Aquí no hay concesiones, el APRA condena todo tipo de delito y su organización tiene sus mecanismos e inteligencia profiláctica, de tal suerte que si un caso "se pasó", no está fuera de la estadística natural y lógica de error. Aquí nadie se hace de la vista gorda y lo único gordo, es pretender "hacer causa común" para sacar de juego a un candidato, sin saber que, ni una golondrina hace el verano, ni el partido hará la labor en la que el gobierno ha fracasado cuando dice perseguir corruptos y los protege como con Belaunde Lossio, ni condena el narcotráfico en discursos palaciegos, mientras la producción de coca aumenta y nuestro país se ha convertido literalmente, en "un aeropuerto de marca mayor".
Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2016 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all