domingo, junio 21, 2015

SÓLO HAY TIEMPO PARA AMAR…Por el día del padre a mi prójimo…

Por Néstor A. Scamarone M.

Un versículo del "Cantar de los Cantares" de Salomón dice: "Y me pusieron a cuidar las viñas y las mías descuidé", una y mil veces mi esposa me decía que estaba cometiendo un tremendo error, que necesitábamos de nuestros hijos y de las cosas simples, sencillas, de aquellas que se ven todo los días por simples que estas sean; sin embargo no las podía ver porque estaba embarcado en el futuro incierto, que es el que agobia y mata la felicidad, sin darme cuenta que el futuro se hace de un montón de presentes vividos, se hace de colores fuertes, construidos con fácil belleza y serenidad.
“Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto. Cerrando círculos, o cerrando puertas, o cerrando capítulos, como quieras llamarlo. Lo importante es poder cerrarlos y dejar ir momentos de la vida que se van clausurando”.



No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos por qué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltarlo, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de causas inexistentes, ni querencias muertas o idas, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!
Por eso, a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, romper papeles, tirar documentos, y vender o regalar libros y el pasado. El pasado ya pasó. No esperes que te lo devuelvan (...) La vida está para adelante, nunca para atrás. Si andas por la vida dejando “puertas abiertas”, por si acaso, nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción. (...) Y hablo de los indispensables, por que en ellos están los que les sobra el tiempo y viajan a “descansar” en lugar de ver un “París o una Roma trascendente”, ven los cielos en el suelo de sus zapatos y no las estrellas arriba, y es que a algunos no nos emociona la profunda vulgaridad, sólo nos ataca la belleza de las artes y la belleza de la adrenalina de los riesgos peligrosos, como: navegar en mares enfurecidos, de escribir con diez o treinta dedos del alma, de sentir trescientos kilómetros a tu alrededor, en carros, motos y después leer un poema de Bécquer o entristecernos con Schopenhauer “Del Amor las Mujeres o la Muerte” o en la ira del <> encontrar a los impresionistas y si los narro mal o bien, mejor; y bueno ahora los caballos y no se que al final...



Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo. Nada es vital para vivir porque cuando tú viniste a este mundo, llegaste sin ese adhesivo. Por lo tanto, es costumbre vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy te duele dejar ir.
Es un proceso de aprender a desprenderse, y humanamente se puede lograr porque, repito, nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad. Pero cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacúdete, regala, quema todo, suéltate y lo más importante, aventúrate todos los días…



Hay muchas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escojas, te ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad, sin olvidar jamás que la felicidad es tu presente.


Hacen ya muchos años que escribí: "No caigas en aquello de pensar que la vida es mejor mañana, que seremos completos cuando nos casemos, después cuando tengamos un hijo, después cuando tengamos otro, después cuando tengamos una casa, después otra", agregaríamos un mejor carro, cuando ahorremos y no viajemos, después cuando ganemos más dinero, después, después y después cuando nos compren un bello ataúd, eso si, con personalidad para que vean que bien hemos vivido...
Dice la Madre Teresa de Calcuta, que no es interesante aferrarse a ver fotografías amarillas, a lo que podríamos agregar que tampoco es interesante pensar en fotografías infelices del futuro. La felicidad "ES AHORA - EN ESTE INSTANTE", la felicidad no está en el mañana, está en el como se hace en cada instante ese mañana y sobre todo en compartir y disfrutar día a día, paso a paso con tus seres queridos la construcción de tu mañana.



Nadie tiene la menor duda de haber optado por el camino correcto; sin embargo, no conozco a nadie que en su lecho de muerte, no se haya arrepentido de no haber vivido el presente y no el mañana y como dice el adagio:

“Nunca hay que olvidar que la felicidad es un presente, un hoy, no un destino, ni un mañana...”

Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2017 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all