sábado, mayo 19, 2007

Democracia electrónica ¿a la vuelta de la esquina?

Las votaciones a través de Internet vuelven a estar en el candelero y en boca de políticos y periodistas tras la aprobación en el Senado de la creación de una comisión de estudio del voto electrónico. Esta iniciativa, impulsada por el senador popular guipuzcoano Gonzalo Quiroga ante la tensión vivida por el electorado en pequeñas localidades vascas, tiene como objetivo evaluar la viabilidad tecnológica y social de la implantación de aplicaciones de voto por Internet. Una vez más, se pretende así situar a España a la cabeza de las iniciativas comunitarias en el ámbito de la nueva Sociedad de la Información, como abanderada de la democracia electrónica,.

Al margen de demagogias y oportunismos, todos los políticos y analistas coinciden en señalar que la mayor preocupación que suscita el voto electrónico es la seguridad. Los sistemas de votación a través de Internet constituyen una de las aplicaciones más complejas que se han propuesto hasta la fecha en el contexto de las nuevas tecnologías. Sus retos, tanto desde un punto de vista técnico como sociopolítico, son difíciles de solucionar y todavía ninguna empresa ni gobierno ha encontrado la piedra filosofal que los resuelva de manera completa y cerrada

En primer lugar, conviene recordar cuáles son los requisitos de seguridad que deben exigirse a todo sistema de votación electrónica para poder ser considerado viable:

-Anonimato: no resultará posible vincular el contenido del voto con quien lo emitió. Además, la aplicación no permitirá que los votantes puedan demostrar cuál fue su voto, ya que así se elimina la posibilidad de compra de votos o de extorsión, problema especialmente puesto de relieve en la crisis política del País Vasco.

-Corrección: la aplicación de votación electrónica no admitirá la alteración de un voto que haya sido previamente validado ni permitirá la inclusión fraudulenta de votos no autorizados.

-Democracia: la aplicación sólo permitirá el voto a miembros autorizados del electorado y, por supuesto, sólo se podrá votar una vez.

-Verificabilidad: los votantes podrán comprobar, de manera independiente, que sus propios votos han sido realmente incluidos en el recuento final. En caso de que no sea así, el votante podrá demostrar el fraude sin necesidad de que se revele cuál era el contenido de su voto. La verificabilidad universal permitiría que cualquier votante verificase la integridad de todo el conjunto de votos, no sólo del suyo propio.

Como puede intuirse, se trata de un conjunto de requisitos a menudo contradictorios y de muy difícil cumplimiento. Empresas españolas como Indra (www.indra.es) o Isoco (www.isoco.com) ofrecen soluciones de voto electrónico, aunque de momento operativas solamente es escenarios reducidos y controlados. Y es que los problemas de seguridad, habida cuenta del estado actual de la tecnología, resultan ahora mismo insalvables.

Pero supongamos que una empresa da con el sistema perfecto, que garantiza los cuatro servicios de seguridad arriba mencionados. Por desgracia, como bien saben los ingenieros, no es lo mismo considerar una solución en un entorno controlado de laboratorio, donde los ordenadores son seguros y los usuarios, expertos, que desplegar la misma solución en un escenario real: los usuarios no están familiarizados con la tecnología, se les puede engañar fácilmente, sus ordenadores son inseguros, su acceso se puede comprometer, son vulnerables a todo tipo de ataques, la red puede encontrarse bajo ataque, los ordenadores centrales de voto pueden resultar comprometidos, ...

En primer lugar, la identificación de los usuarios constituye un problema peliagudo, que se resolverá por medio de certificados digitales cuyo uso, como bien señala el senador Quiroga, está
recogido en nuestra legislación, por lo que un sistema de este tipo sería completamente válido y legal. Lo que no llega a señalar es que, hoy por hoy, son perfectamente inseguros. Actualmente se almacenan en el disco duro del usuario sin ni siquiera protección con contraseña.

Cualquiera con acceso físico al disco (y con Windows 9x, el sistema operativo de la casi totalidad de usuarios domésticos, esto significa literalmente "cualquiera") puede robar el certificado. Es más, dado que estos usuarios domésticos desconocen y no se protegen ante los riesgos de seguridad de una conexión a Internet, sucumben fácilmente víctimas del ataque de hackers, caballos de Troya y, por qué no, de otro miembro de la familia o del despacho. En definitiva, un
certificado digital, tal y como se gestiona, no ofrece ninguna garantía de identificación del usuario. Se puede argumentar que las tarjetas inteligentes resuelven el problema. Sí, pero, ¿cuántos usuarios poseen un lector de tales tarjetas? ¿Cuántos años pasarán antes de que una masa crítica del electorado los adquiera?

Está bien, imaginemos que los certificados se almacenan y gestionan de forma segura y responsable en una tarjeta inteligente resistente a manipulaciones por usuarios domésticos concienciados y educados en las nuevas tecnologías de la información. Se habría resuelto, al
menos a primera vista, el problema de los ataques en el extremo del cliente. ¿Y los ataques al sistema central de voto? ¡Qué botín tan apetitoso! Y no sólo para hackers quinceañeros aburridos de jugar a la PlayStation. Estamos hablando de agencias de inteligencia de gobiernos rivales, de organizaciones criminales y grupos terroristas, de ataques que contarían con los recursos humanos y económicos como para disfrutar de unas posibilidades de éxito respetables. Ataques de denegación de servicio, para impedir el voto; ataques que modifiquen los votos; o simplemente ataques que hagan dudar de si se corrompió o no el proceso electoral. ¿Cómo se reaccionaría? ¿Pulsando el botón de reset y anunciando al electorado que, bueno, ejem, ha habido un problemilla y vamos todos a votar otra vez el próximo domingo? ¿Y si pasa una segunda vez? ¿Y una tercera? Evidentemente, se terminaría abandonando este sistema en favor de la urna y papeletas de toda la vida.

Otro tema interesante es el de la movilidad, es decir, la multiplicidad de puntos y medios de acceso para votar. ¿Hasta qué extremo puede uno fiarse de un ordenador desconocido cuyo software no controla? Se habla de terminales instalados en los colegios electorales para dar soporte a los usuarios que carecen de ordenador en su vivienda. ¿Cómo sé que cuando introduzco mi tarjeta con mi certificado en su interior el ordenador usa mi firma digital para firmar la papeleta virtual y no la de algún otro? ¿Cómo sé que vota al candidato que he elegido? ¿Quién me asegura que no se esconde un caballo de Troya en el software? Solamente un hardware seguro puede proporcionar ese nivel de garantía, nunca un ordenador de propósito general. Un nuevo y apetitoso punto de ataque. ¿Y qué me cuentan del acceso móvil, vía WAP, UMTS o lo que sea? Las redes inalámbricas no se están caracterizando precisamente por su seguridad.

Por no hablar de la brecha entre la población conectada y la no conectada, los ilustrados y los analfabetos digitales. ¿Quedarán de lado los ciudadanos marginados en la incipiente Sociedad de la Información? ¿Se va a tachar de un plumazo al 90% del electorado? Según Quiroga, "el voto por Internet no sólo sería útil para la situación actual del País Vasco. También facilitaría el voto de los españoles en el extranjero, el de los enfermos, personas mayores y el de personas con discapacidades". Claro, como que mi abuela es una gurú de Internet y cuando viajo al extranjero encuentro ordenadores seguros para el voto.

Ante todos los desafíos que la democracia electrónica plantea, nos encontramos con que ni la sociedad ni la tecnología en su estado actual están preparados para afrontar el reto. A corto plazo, el voto electrónico resulta inviable. Sin embargo, a medida que las soluciones de PKI, aún en gestación, vayan madurando y se vaya acortando el abismo social que separa las capas digitalizadas de la sociedad de las aún desconectadas, seremos testigos de experiencias piloto que conducirán de forma gradual y escalonada a la regularización y legitimación del voto electrónico por Internet. El sueño de Pericles se verá cumplido.
Share on :

0 comentarios:

 
© Copyright A.P.R.A. | 1924 - 2021 | APRA - Some rights reserved | Powered by Blogger.com.
Developed by ORREGO-wmb | Published by Borneo Templates and Theme4all